Claves para interpretar la póliza de seguros

interpretar póliza seguros

Interpretar un contrato de seguro correctamente es fundamental para entender cuáles son las coberturas y sus límites, conocer cuáles son obligaciones de cada una de las partes y poder comprobar si el contrato se ciñe a lo que habíamos hablado con el mediador de seguros o, en su caso, si el seguro nos ofrece todas las coberturas que necesitamos y en las condiciones que nos interesa.

Qué es un contrato de seguro

Recordemos que un contrato de seguro es un documento por el cual el asegurador se obliga a resarcir de un daño o a pagar una suma de dinero cuando se produce una de las eventualidades previstas en dicho contrato, a cambio de una prima abonada por el asegurado en la forma y tiempo convenidos. Hay que tener en cuenta que el contrato de seguro puede puede realizarse para tener previstos toda clase de riesgos, siempre y cuando exista un algo que se pueda asegurar y que no esté prohibido de forma expresa por la ley. Si quieres saber más sobre qué se puede asegurar y que no, no dejes de leer el artículo ¿Se puede asegurar todo?

Todas las coberturas y condiciones del contrato seguro, así como los derechos y obligacioens de las partes, quedan reflejadas en la póliza, que es el documento escrito y privado.

Lo que tienes que tener en cuenta al leer un contrato de seguro

Cuando leas un contrato del seguro, debes tener en cuenta que hay algunos datos fundamentales a los que tienes que prestar especial atención. Son los siguientes:

  1. Cuándo y cómo se va renovar del contrato de seguro
  2. Cómo cancelar o no renovar el seguro
  3. Cómo se va a hacer efectiva la suscripción del contrato del seguro
  4. Cuánto cuesta del seguro (puede variar en función de la forma de pago)
  5. Qué hay que para la aceptación y emisión de las pólizas
  6. Obligaciones después de firmar un contrato de seguro

Cuando se ha firma un contrato de seguro el cliente debe pagar la prima establecida más los impuestos, tasas y todos los recargos correspondientes.  Ten cuenta que la prima puede variar en el curso del contrato en función del aumento o disminución del riesgo, por lo que habrá que revisarlo bien en las cláusulas. En este sentido, te interesará el leer el artículo ¿La aseguradora puede aumentar la prima del seguro sin avisar?

Además, ten en cuenta que si la prima se pago en el plazo o plazos acordados, el asegurador no se responsabilizará en caso siniestro. Que te haya llegado o no el contrato en papel no importa si te ocurre algo, lo importante es que el pago esté hecho.

Por otra parte, no debes olvidar que otra de las obligaciones del tomador del seguro dar parte del accidente o siniestro en el plazo convenido y en la forma estipulada. Si lo haces más tarde, o llevas a cabo alguna acción antes de dar parte al seguro, éste no te cubrirá. Todos estos datos deben estar en la póliza, así no olvides revisarlos a fondo. No olviden que es necesario probar los daños que se han sufrido y permitir que el asegurador  verifique tanto los daños como los perjuicios ocasionados.

Cuando se lee un contrato de seguro, además de entender las cláusulas correctamente, es importante conocer las diferentes formas de pago disponibles y sus implicaciones. Para que un contrato de seguro sea efectivo, es necesario que se haya pagado la prima acordada dentro de los plazos convenidos.

Formas de pago

Hemos comentado más arriba la importancia de conocer las formas de pago de la póliza, así como de pagar en tiempo y forma dicha póliza para estar cubiertos en caso de siniestro. En este sentido, es necesario estar pendientes de  los recibos estén pagado, especialmente cuando se trata de renovaciones anuales automáticas  o si la prima se paga de manera fraccionada a lo largo del año.

Si no recuerdas cuál fue la forma de pago elegida, recuerda que todo lo relativo a la cuota del seguro y la forma de pago de la póliza está reflejado en el contrato. Además, en la póliza debe estar reflejada la cantidad que se va a pagar y las condiciones de las renovaciones automáticas. En este sentido, ten en cuenta que algunas formas de pago salen más baratas. En este sentido, pagar con tarjeta de crédito o pagar el seguro de forma anual sale más barato que usar otras formas de pago o el pago fraccionado.

¿Qué pasa si el seguro me cobra de más?

Si el seguro te cobra más de lo acordado o no estás de acuerdo con la cuota de renovación que te ha aplicado, no devuelvas el recibo o anules el pago antes de hablar o reclamar a la compañía. Si tienes razón, te abonarán la diferencia. Si no, puedes encontrarte en la incómoda situación de no tener seguro o de haber incumplido con las condiciones de renovación y que te toque pagar de todas formas (aunque ya hayas contratado otro seguro).

Información que contiene la póliza

Como resumen de lo anterior, veamos qué información debe contener el contrato de seguro. El Artículo 9 de la Ley de Contrato de Seguro, especifica qué datos debe contener. Como mínimo, la póliza debe contener los siguientes datos:

  • Nombre y apellidos o denominación social de las partes contratantes y su domicilio, así como la designación del asegurado y, en su caso, del beneficiario
  • El concepto que se asegura
  • La naturaleza del riesgo cubierto
  • La designación de los objetos asegurados y de su situación
  • La suma asegurada o alcance de la cobertura
  • El importe de la prima, recargos e impuestos
  • El vencimiento de las primas, lugar y forma de pago
  • La duración del contrato, dejando claro el día y la hora en que comienzan y terminan sus efectos
  • Si interviene un mediador en el contrato, el nombre y tipo de mediador
  • La firma e identificación de las partes comparecientes; es decirs, yo como asegurado y el tomador o asegurador, en función de a quien le corresponda extender el documento o certificado individual de adhesión
  • La acreditación de la fecha de recepción o entrega del duplicado o ejemplar de contrato para poder haber ejercer el derecho legal de desistimiento y reclamación de divergencias

Haz valer tus derechos

En el artículo citado de la Ley de Contrato de Seguro se indica que si el contenido de la póliza difiere de la proposición de seguro o de las cláusulas acordadas, el tomador del seguro podrá reclamar a la Entidad aseguradora en el plazo de un mes a contar desde la entrega de la póliza para que subsane la divergencia existente. Transcurrido dicho plazo sin efectuar la reclamación, se estará a lo dispuesto en la póliza. Lo establecido en este párrafo se insertará en toda póliza del contrato de seguro.

 

About Eva María Rodríguez

Redactora web especializada en temas de economía, marketing y negocios, entre otros temas
This entry was posted in + Seguros and tagged . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad.