Cómo afrontar las dificultades futuras de las pensiones

Hemos hablado ya en varias ocasiones sobre las pensiones públicas y el problema al que nos enfrentamos en los próximos años. Sin ir más lejos, en el artículo ¿Es sostenible el sistema de pensiones públicas actual? comenzábamos preguntándonos si, tal y como están las cosas, podríamos o no cobrar una pensión pública, la que nos corresponda. Otro problema lo planteábamos en el artículo ¿Qué es el riesgo de longevidad?, donde planteábamos la dura realidad que supone el hecho de que vivir mucho no es rentable para las arcas públicas, al menos tal y como está planteado hasta ahora el tema de la edad de jubilación.

El caso es que en los próximos años muchas personas empezarán a cobrar su pensión pública, muchas más de las que dejarán de hacerlo (por fallecimiento, evidentemente). Teniendo en cuenta que esas personas que van a empezar a cobrar van a dejar de cotizar y que parece complicado que lleguen otros nuevos por abajo a compensar esta pérdida de ingresos, la cosa se pone muy mal. Es lo que tienen los sistemas piramidales, que tarde o temprano revientan.

Y mientras tanto, los precios suben, y las pensiones… bueno, irán subiendo lo que se pueda, pero nunca suficiente, al menos para las más bajas.

Ahorra para la jubilación

Visto esto, más nos vale ponernos las pilas, al menos los que todavía podemos, y empezar a ahorrar.

Según las conclusiones del II Estudio sobre Pensiones del Instituto Aviva, 25 millones de españoles que se jubilarán entre 2017 y 2057. Según advierte el informe, estas personas necesitarán ahorrar en su conjunto 191.500 millones de euros al año para complementar su futura pensión de jubilación y asegurar así un nivel de vida adecuado en el momento de su retiro.

El informe indica de Aviva que esta cifra se ha incrementado un 12% en los últimos seis años, desde que se publicó la primera edición del estudio en 2010. Esto convierte a España en uno de los países europeos donde más ha crecido el desajuste en las pensiones. Esto supone que cada español tendría que ahorrar una media de 7.700 euros anuales.

También indica que “los ciudadanos que empiecen a ahorrar antes tendrán que hacer menor esfuerzo ahorrador. Concretamente, según las estimaciones del informe, la cantidad necesaria se sitúa en 2.700 euros anuales para los jóvenes de 20 años y se incrementa gradualmente hasta alcanzar los 6.500 euros anuales a los 50 años, puesto que el horizonte temporal hasta el retiro es mucho más reducido”.

El informe también sitúa a España como el país europeo en el que el desajuste de las pensiones supone un mayor porcentaje de su PIB. En concreto, los 191.500 millones de euros anuales de desajuste suponen un 17% del PIB español, frente al 15% de Alemania, el 13% de Gran Bretaña, el 11% de Francia o el 6% de Italia (el porcentaje más bajo de los países analizados).

Por qué se incrementa el desajuste de las pensiones

El informe revela que el desajuste de las pensiones también ha crecido en el conjunto de la Unión Europea. Concretamente, los más de 2 billones de euros anuales que harían falta para complementar los distintos sistemas públicos de pensiones suponen un 6% más que en 2010. Sin embargo, la situación varía según el país, ya que mientras algunos países han conseguido reducir su desajuste, como Alemania, Gran Bretaña, Francia o Polonia, se ha producido un aumento en países como Italia, Irlanda o Lituania, además de España.

Según el informe, las causas para el incremento del desajuste en algunos países se deben principalmente a un aumento en la esperanza de vida, a que las pensiones han disminuido, o han aumentado menos que los salarios, y a unos tipos de interés en mínimos históricos.

Recomendaciones para enfrentarse a la jubilación

Ante este panorama tan desalentador, el Instituto Aviva propone una serie propuestas para afrontarlo:

  1. Los ciudadanos deben concienciarse de la necesidad de complementar la pensión pública, ya que cada vez parece menos posible que el Estado se pueda hacer cargo por completo de mantener un nivel de vida adecuado del creciente número de jubilados.
  2. Las personas de edad más avanzada disponen de menos tiempo para aumentar su nivel de ahorro, por lo que será necesaria una mayor flexibilidad en la transición entre trabajo y jubilación, incluso pudiéndose compatibilizar ingresos de jubilación y laborales sin restricciones.
  3. Se debe potenciar y relanzar la colaboración público-privada desarrollando una estrategia de concienciación de la ciudadanía para ahorrar más para la jubilación.
  4. Se debe mejorar la información para que los futuros jubilados sean conscientes de los ingresos que recibirán en su jubilación por parte de la Seguridad Social y así puedan realizar una adecuada planificación financiera.
  5. Los gobiernos deben desempeñar un papel fundamental en la potenciación del ahorro. Para ello, una de las herramientas principales es la fiscalidad. Esta debería basarse en tres principios fundamentales: incentivación, neutralidad y simplicidad.
  6. Los proveedores privados tienen la responsabilidad de desarrollar productos simples, accesibles a todos y adaptados a las necesidades de cada ciudadano.
 

About Eva María Rodríguez

Redactora web especializada en temas de economía, marketing y negocios, entre otros temas

This entry was posted in + Seguros and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He leído y acepto la política de privacidad.