Cómo calcular el capital asegurado en un seguro de vida

Contratar un seguro de vida te permite ganar en tranquilidad. ¿Qué le pasará a las personas que dependen total o parcialmente de ti si tú faltases? Es más, ¿qué pasaría contigo y con tu familia si sufrieras un accidente o una enfermedad que te imposibilitara seguir trabajando y que, además, implicara un aumento sustancial de los gastos derivados tus cuidados?

Hemos justificado muchas veces la importancia de tener un seguro de vida. Sin embargo, hay un tema que requiere especial atención, y es el siguiente: ¿Qué capital debería asegurar? No cabe duda que la prima aumenta sustancialmente a medida que aumenta el capital asegurado. Sin embargo, si lo que quieres es dar solución al problema económico que se plantearía en los casos mencionados hay algo que no puedes obviar, y es hacer un cálculo aproximado de lo que necesitaría tu familia (o tú mismo, en caso de invalidez total si decides contratar también esa cobertura) para salir adelante.

Calcular las necesidades económicas futuras no es fácil

Calcular las necesidades económicas del futuro es algo complicado de hacer. Pero tampoco es necesario ser muy exacto en este cálculo. Lo importante aquí es aclarar con qué capital tu familia podría salir adelante. Si eres joven, tu pareja depende total o parcialmente de tu salario, tienes hijos pequeños es probable que te quedes corto asegurando 50.000 euros. La cosa se puede complicar si tienes deudas sin asegurar (hipoteca, créditos, etc.) y/o tu base de cotización augura una pensión de viudedad y de orfandad no muy generosa.

Es recomendable tener en cuenta los siguientes puntos para calcular un capital asegurado suficiente en los seguros de vida:

1. – Salario: Tu tren vida se basa en tu salario actual. Los expertos recomiendan multiplicar por cinco el salario anual neto para calcular el capital que deberías asegurar en tu seguro de vida. Dicen que cinco año es el plazo mínimo aconsejable para que las personas que dependen de ti se adapten a la nueva situación y recalculen los gastos familiares. Si la prima del seguro cubre esos cinco años a tu familia le costará menos adaptarse. En este punto cabe destacar que si en la familia hay dos personas trabajando sería recomendable hacer dos pólizas, una para cada uno.

2. – Hipoteca y otros préstamos: Si tienes préstamos e hipoteca es muy recomendable que cuentes con lo que queda por pagar en el capital asegurado, a no ser que tengas un seguro concreto contratado para ello.

3. – Familia: Es importante tener en cuenta el número de hijos y su formación futura, especialmente pensando en los estudios postobligatorios. Suele recomendarse calcular los costes educativos de los hijos hasta los 25 años, de forma que no tengan que renunciar a sus estudios y formación por falta de dinero.

4.- Gastos varios: Sufrir un accidente que te dejes incapaz para trabajar o fallecer puede suponer unos gastos extras para tu familia que deberías también tener en cuenta. Estos gastos pueden ser muy variados, como los derivados de la atención médica y adaptación del hogar o del sepelio, así como ayuda doméstica extra para afrontar la nueva situación.

Si quieres saber cuánto tendrías que pagar por tu seguro y qué diferencia hay en la prima en función del capital asegurado, no dejes de visitar el comparador de seguros de vida de PuntoSeguro.com.

 

About Eva María Rodríguez

Redactora web especializada en temas de economía, marketing y negocios, entre otros temas

This entry was posted in Seguros de vida. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He leído y acepto la política de privacidad.