Cómo demostrar al seguro de hogar que me han robado en casa

demostrar robo

Contratar la cobertura de robo cuando se contrata un seguro de hogar es muy interesante, pero no basta dar parte al seguro diciendo que nos han robado, sino que es necesario, además, aportar pruebas, no solo de la perpetración del robo, sino de aquello que denunciamos que nos han robado. Es decir, que si no demuestras que tenías lo que dices que te han robado, no vasa conseguir la indemnización del seguro.

Esta actuación por parte de las aseguradoras es completamente legal, ya que es responsabilidad del asegurado aportar pruebas de la preexistencia de esos objetos robados.

Aunque según el Artículo 38 de la Ley 50/50 de contrato de seguro, el contenido de la póliza constituirá una presunción a favor del asegurado cuando razonablemente no puedan aportarse pruebas más eficaces, hay que tener cuidado con esta presunción, ya que, por lo general, nadie realiza un listado detallado de sus pertenencias en el hogar para incluir su valor en el capital del contenido del seguro.

En este sentido, cuando no se puede demostrar que tal objeto se encontraba en la casa, la presunción de preexistencia a que se refiere la ley puede volverse en nuestra contra.

Para resolver esta situación, lo primero que hay que hacer es suscribir la póliza con cuidado. Esto implica valorar adecuadamente todo el contenido pensando en general, no solo en lo que nos podrían robar. En este sentido, hay muchas cosas que forman parte del contenido que normalmente no se lleva un ladrón, pero que sí forma parte de dicho contenido.

Para demostrar la existencia de los objetos que se tienen en casa es aconsejable hacer fotografías de todos los objetos susceptibles de ser robados, especialmente de los que no tengamos otras pruebas que demuestres su existencia. Esto es importante especialmente para objetos comprados hace mucho tiempo y de los cuales no conservemos factura, objetos heredados, etc. Esto no implica que sea necesario fotografiar cada elemento por separado. De hecho, es mucho mejor, por ser más fiable y rápido, fotografiar el entorno donde se encuentran los objetos. En caso de robo, estas fotos puede ser consideradas como una prueba de su preexistencia.

En cualquier caso, es necesario tener en cuenta dos cosas. En primer lugar, hay que recordar que es necesario denunciar el robo ante la policía antes de dar parte al seguro y, en segundo lugar, es necesario recordar también que no es lo mismo robo que hurto, y que no todos los seguros cubre este último. En cualquier caso, para los objetos que nos resulten más importante, siempre se puede contratar un seguro a primer riesgo para simplificar y acelerar el proceso.

 

About Eva María Rodríguez

Redactora web especializada en temas de economía, marketing y negocios, entre otros temas

This entry was posted in El Consultorio de Seguros, Seguros de hogar and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He leído y acepto la política de privacidad.