¿Cómo se hace la tramitación de un siniestro tras un accidente de tráfico?

Tras un siniestro en un accidente de tráfico, es necesario dar parte y ejecutar todas las acciones necesarios para que la compañía de seguros pueda proceder a evaluar los daños y liquidar e indemnizar ese siniestro. ¿Qué hay que hacer para la tramitación de un siniestro?

En caso de sufrir un accidente con el coche o sufrir alguna de las contigencias que estén cubiertas por el seguro de auto el asegurado tiene siete días para comunicar  el siniestro e informar a la compañía de seguros del accidente usando los medios que la compañía haya previsto.

  • En caso de que haya daños físicos, lo primero que hay que hacer es llamar al 112.
  • En caso de daños materiales, hay que rellenar la Declaración Amistosa de Accidentes (conocido como parte amistoso o parte de accidentes). En caso de que las partes no se hayan puesto de acuerdo o de que haya acudido la Guardia Civil, esta tiene que hacer un atestado.
  • En caso de robo, hay que denunciarlo ante la autoridad competente cuanto antes.

Una copia del parte -o el atestado- debe ser remitido a la aseguradora junto con una copia del DNI en el plazo indicado de siete días.

Para la reparación del vehículo, el asegurado puede elegir libremente el taller que quiera. Algunos contratos de seguro de coche ofrecen la posibilidad de elegir entre una serie de talleres con los que han concertado condiciones especiales. En caso de elegir un taller concertado, la compañía paga directamente la factura. Si no, hay que abonar la factura y pasársela a la aseguradora para que la abone al asegurado.

A primera vista, elegir un taller concertado para una opción sencilla y rápida. Por una parte, confiamos en que la aseguradora haya establecido acuerdos con talleres de calidad que ofrezcan un buen servicio, aunque solo sea para no dañar su propia imagen. Por otra parte, al no tener que hacer desembolsos y no tener que hacer papeles, se ahorra tiempo y, en caso de ser una reparación muy costosa, se evitan otras posibles complicaciones de tipo económico.

Pero, ¿da un taller concertado el mismo servicio que un taller no concertado? ¿Influye el descuento que el taller hace a la compañía en la calidad de los materiales empleados y el servicios prestado? ¿Podemos confiar en la neutralidad del taller concertado en caso de existir algún tipo de conflicto con la asegurado en lo relativo al peritaje o a las reparaciones que hay que hacer? ¿No es lógico pensar que, ante un desacuerdo, el taller siempre velará por los intereses de la aseguradora, que es la que abona la factura y la que le envía más trabajo?

Estas son algunas de las dudas que se hacen muchos asegurados y por las que prefieren no utilizar estos servicios.

Sin embargo, también hay que valorar otras ventajas y contraprestaciones que las aseguradoras ofrecen si se usa un taller concertada, como la rapidez a la hora de hacer la reparación (en talleres no concertados la compañía puede demorar la tramitación del siniestro) u otras que pueden ofrecer, como, por ejemplo, el coche de sustitución.

 

About Eva María Rodríguez

Redactora web especializada en temas de economía, marketing y negocios, entre otros temas
This entry was posted in El Consultorio de Seguros, Seguros de auto and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He leído y acepto la política de privacidad.