¿Cubre el seguro de coche las lunas tintadas del vehículo?

No es necesario contratar un seguro a todo riesgo para tener cobertura de lunas. Por lo general, los seguros a terceros ampliados incluyen cobertura de lunas. Sin embargo, cuando hablamos de lunas tintadas, es necesario aclarar que no siempre están cubiertas, tanto en lo seguros a todo riesgo como en los seguros a terceros ampliados.

La cobertura de lunas en el seguro de coche

La cobertura de lunas, tanto en los seguros a terceros ampliados como en los seguros todo riesgo, cubre la reparación, sustitución o colocación del parabrisas (luna delantera) de la luneta (luna trasera) y de las ventanillas (lunas laterales). De esta forma, la aseguradora correrá con el gasto que supongan las lunas siempre que su rotura se deba a una causa  instantánea y/o violenta que no tenga que con la voluntad del conductor o del asegurado. Además, algunas compañías incluyen dentro de la cobertura de luna los faros, los intermitentes y los espejos retrovisores.

Sin embargo, si el cambio de lunas se debe a un incendio o robo, serán las coberturas de incendio o robo a las que habrá que recurrir. Hay que aclarar que la cobertura de lunas no incluye la reparación o sustitución de otros elementos del vehículo que puedan estar también dañados (en tal caso, sería algo que cubriría el seguro a todo riesgo). De hecho, si las piezas no pueden ser  reparadas o sustituidas puede que la aseguradora no se haga cargo.

Por otra parte, la cobertura de lunas de los seguros a terceros ampliados no siempre cubre los daños estéticos, es decir, que la cobertura solo será efectiva si el daño implica problemas de visibilidad o rotura efectiva. Esta cobertura tampoco cubre los daños ocasionados por el uso y el paso del tiempo.

Cuestión aparte merecen las lunas tintadas y, en su caso, el techo solar, ya que no todos los seguros cubren estos elementos y, en la mayoría de los casos en que sí están cubiertos, la cobertura solo afecta a los elementos que son de serie. Por eso es muy importante revisar las condiciones del seguro, especialmente cuando las lunas tintadas y/o el techo solar (considerado aparte) sean un elemento extra.

En el caso de que la cobertura no cubra las lunas tintadas la compañía sí se hará cargo de la sustitución de la luna en caso de rotura, pero por una normal, no tintada.

 

About Eva María Rodríguez

Redactora web especializada en temas de economía, marketing y negocios, entre otros temas

This entry was posted in Seguros de auto. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He leído y acepto la política de privacidad.