¿Cubre el seguro de hogar los daños causados por tormentas?

tormenta

Las tormentas pueden prepararte un buen estropicio en tu casa. Si los daños de los cubre el seguro o no depende, por una parte, de las coberturas que tengas contratadas y, por otro, del tipo de tormenta y sin intensidad. También hay que tener en cuenta otras cuestiones, como quién es el propietario de aquello que ha causado daños (por ejemplo, un árbol o un tejado que ha caído sobre tu casa) o si los daños han sido causados por viento (en cuyo caso influye la velocidad), por agua (en cuyo caso hay que considerar el volumen de precipitaciones por metro cuadrado) o por otro aspecto.

Los seguros cubren los desperfectos a partir de ciertos umbrales

Los seguros de hogar con coberturas contradas al efecto cubren los daños provocados por tormentas cuando las rachas de viento y la lluvia superan ciertos umbrales. Aunque cada compañía, podemos decir que los seguros suelen ofrecer coberturas cuando las precipitaciones superan los 40 litros por metro cuadrado en una hora y cuando las rachas de viento superan los 84 km/h. Estos datos se comprueban en la web de la Agencia Española de Meteorología, donde se pueden encontrar los puntos de medición y qué días se han superado los umbrales fijados por las compañías.

Qué cubren los seguros del hogar en caso de tormenta

Si has contratado en tu seguro una cobertura para esto, te interesará saber cuáles los daños que pueden estar incluidos en tu póliza.

Cuándo cubre la aseguradora los daños por viento

Si el viento se ha llevado por delante algo en tu casa (como toldos o u otros elementos) puedes solicitar al seguro una indemnización, siempre y cuando lo que reclamas esté incluido en la póliza. Además, hay que verificar los umbrales fijados y si se han alcanzado los límites.

Sin embargo, las aseguradoras pueden rechazar la reclamación si se trata de elementos con determinada edad (por ejemplo, toldos con más de 20 años de antigüedad).

En cualquier caso, si la velocidad registrada se queda cerca del umbral, en los casos de edificios altos se puede reclamar argumentando que el punto de medición estaba mucho más abajo.

Quién cubre los daños provocados por lluvia

Con la tormentas, las inundaciones en bajos son habituales. Pero para reclamar al seguro hay que saber primero de dónde viene ese agua. Si el agua entra desde la calle o proviene del alcantarillado hay que reclamar al Consorcio de Compensación de Seguros. Si el agua entra desde arriba, es decir, desde azoteas o terrazas, entonces hay que reclamar a la aseguradora.

Aunque el importe máximo que pague la aseguradora depende de las condiciones del contrato, el asegurado puede solicitar una indemnización que cubra los perjuicios causados, el coste de la reparación y la reposición de bienes dañados.

Si tienes un trastero en los bajos de tu edificio deberías revisar las condiciones del seguro, puesto que no suelen estar incluidos en las pólizas.  No obstante, suelen estar incluidos en el seguro de la comunidad de propietarios, aunque no está de más que lo compruebes.

Quién cubre los daños causados por objetos desprendidos

Con las tormentas se caen árboles y se desprenden objetos que salen volando.  La responsabilidad de los daños causados por árboles o cualquier otro elemento es de su propietario. No obstante, la aseguradora suele ocuparse de la gestión. Si la aseguradora no cubre el siniestro ni se ocupa de gestionarlo porque queda fuera de las coberturas hay que reclamar al propietario. Si se trata de un elemento público habrá que reclamar al Ayuntamiento. Si lo que ha causado el daño es algo desprendido de un edificio, será la comunidad de propietarios (o el propietario individual si se trata de una vivienda unifamiliar) quien tenga que hacerse cargo.

Cobertura para daños eléctricos

Si has sufrido daños eléctricos debido a una tormenta eléctrica tendrás que consultar las coberturas y condiciones de tu seguro. Muchas compañías incluyen en sus coberturas la reparación del cuadro eléctrico si este se ha quemado debido a la tormenta. En cualquier caso, comprueba las condiciones de la cobertura de daños eléctricos, puesto que la antigüedad de los aparatos y su estado de conservación influyen a la hora de que la aseguradora acepte o rechace la reclamación.

 

About Eva María Rodríguez

Redactora web especializada en temas de economía, marketing y negocios, entre otros temas

This entry was posted in Seguros de hogar and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He leído y acepto la política de privacidad.