¿Cubre el seguro de vida el suicidio?

suicidio

Existe en los seguros de vida lo que se conoce como exclusión por suicidio que es una cláusula que limita el pago de la póliza en caso de que el asegurado cometa suicidio durante el primer año de la póliza. De esta forma, si el asegurado cometiera suicidio durante este primer año, la aseguradora puede negarse a cubrir a los beneficiarios.

Esta cláusula se encuentra presente en prácticamente en todos los contratos de vida y viene recogida en el artículo 93 de la Ley del Contrato de Seguro: “Salvo pacto en contrario, el riesgo de suicidio del asegurado quedará cubierto a partir del transcurso de un año del momento de la conclusión del contrato. A estos efectos se entiende por suicidio la muerte causada consciente y voluntariamente por el propio asegurado.” Por lo tanto si en la póliza del seguro no se recoge una cláusula de duración más amplia se entiende que la aseguradora deberá cubrir el suicidio siempre que éste se produzca después de un año de tener contratada la póliza.

Aparte de lo comentado anteriormente el porqué de que las compañías de seguros se acojan a esta cláusula durante  el primer año de vida del contrato es simple: la intención en todo caso es evitar los fraudes. Esta cláusula protege a las aseguradoras de las excesivas demandas que se realizan a causa de los suicidios cometidos por los asegurados y también de los fraudes cometidos por quienes compran una póliza de vida para poder luego suicidarse y beneficiar así a sus familiares permitiendo que cobren las cantidades estipuladas en la misma.

Pasado un año desde la formalización de la póliza sí es posible que los beneficiarios puedan cobrar la póliza siempre que la misma se encuentre al corriente de pago. Pero para ésto la aseguradora realizará una investigación exhaustiva de todo lo que rodea al siniestro para descartar que sea causa de un fraude intencionado y planificado desde la contratación de la póliza. Debemos tener presente que si finalmente la investigación de la aseguradora concluye que se ha cometido fraude no pagará el siniestro.

Otro dato importante a tener en cuenta, es que si hay algún dato erróneo en la póliza, como por ejemplo que el asegurado negase tener una enfermedad cuando realmente sí la padecía, y pasado el año se produjese el suicidio, la aseguradora podrá negarse a cubrir el siniestro aduciendo que de haber conocido el riesgo real no lo hubiera asegurado.

 

About Aroha Díaz

Me apasionan las letras, la filosofía y los buenos debates. No pierdo la oportunidad de seguir una buena noticia y nada me parece más apetecible que una buena reflexión compartida.
This entry was posted in Seguros de vida and tagged , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad.