Derechos y obligaciones de los beneficiarios de un seguro de vida

Derechos y obligaciones de los beneficiarios de un seguro de vida

El seguro de vida, a diferencia de otros, se contrata pensando en otra/s persona/s como beneficiario, pensando en la protección económica de las personas que más queramos. De ahí la importancia de designar bien a los beneficiarios del seguro que, por lo general, son las personas que dependen económicamente, parcial o totalmente, de nosotros.

En cualquier caso, no hay ninguna obligación de designar específicamente a nadie, en cuyo caso la prestación sería cobrada por los herederos legales del asegurado, los cuales pueden ser designados expresamente en el testamento. Esta designación sería la que tendría en cuenta el seguro a la hora de pagar la indemnización.

Derechos de los beneficiarios de un seguro de vida

El derecho principal de los beneficiarios de un seguro de vida  es el cobro de la prestación económica contratada en la póliza, es decir, el capital asegurado.  Pero, para ello, tienen que cumplir con una serie de obligaciones.

Otro derecho importante de todos los ciudadanos es que pueden consultar   la existencia de cualquier seguro para poder gestionar su cobro. Desde 2005 existe en España un registro público de Contratos de Seguros con Cobertura de Fallecimiento, dependiente del Ministerio. En este registro se puede encontrar toda la información necesaria para que los beneficiarios de un seguro de vida puedan conocer son beneficiarios de un seguro contratado por  una persona fallecida así como conseguir toda la información necesaria para poder reclamar a indemnización a la entidad aseguradora.

Obligaciones de los beneficiarios de un seguro de vida

Para cobrar la indemnización de un seguro de vida, el beneficiario tiene que identificarse ante la entidad aseguradora. En el caso de que beneficiario esté designado en la póliza de forma expresa no tendrá ningún problema para cobrar. En caso contrario, tendrá un trámite adicional consistente en la presentación de la designación correspondiente  de herederos efectuada ante Notario, bien porque existe testamento que así lo indica, bien porque sean los herederos legalmente establecidos tras solicitar un certificado de Actos de Última Voluntad. Dicho documento acredita si una persona ha otorgado testamento y ante qué Notario o Notarios. De esta manera, los herederos podrán dirigirse al Notario autorizante del último testamento para obtener una copia autorizada del mismo y, con ella, solicitar  el cobro del seguro de vida, así como cualquier otro acto sucesorio.

La otra obligación de los beneficiarios de un seguro de vida es liquidar los impuestos que conlleva dicho seguro. El dinero percibido por el cobro un seguro de vida está sujeta al Impuesto de Sucesiones y Donaciones, siempre y cuando el contrante sea una persona diferente del asegurado. La cantidad del seguro de vida se acumula al valor de los bienes y derechos heredados. Sin embargo, si se quiere cobrar el seguro sin necesidad de esperar a la tramitación de la herencia, se puede optar por realizar una autoliquidación parcial del impuesto por el valor de la póliza. No hay que perder de vista que el resto de la herencia se debe liquidar antes de seis meses. En cualquier caso, hay que tener en cuenta que las aseguradoras no pueden pagar hasta que no se haya presentado el documento que justifique la liquidación del impuesto.

 

About Eva María Rodríguez

Redactora web especializada en temas de economía, marketing y negocios, entre otros temas

This entry was posted in Seguros de vida. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He leído y acepto la política de privacidad.