¿En qué consiste el complemento de cobertura óptica en los seguros de salud?

La cobertura de óptica de los seguros de salud es una garantía  que garantiza el reembolso de parte del gasto en gafas graduadas y lentillas, en determinadas condiciones. Esta cobertura puede estar incluida en el seguro de salud o puede solicitarse como garantía complementaria.

Pero, ¿en qué condiciones cubre el seguro el gasto óptico? ¿Tiene un límite? ¿Qué es lo que cubre exactamente? A estas y a otras preguntas damos respuesta a continuación:

Qué artículos cubre la cobertura óptica de los seguros de salud

La cobertura óptica cubre un porcentaje del gasto del asegurado en lentes y lentillas. Esta cobertura no suele cubrir el gasto de las monturas, pero sí el porcentaje contratado en cristales graduados, incluidos los de sol. Las lentillas para cambiar el color de los ojos no están cubiertas, así como tampoco lo están los implantes, prótesis o correctores intraoculares de implantación quirúrgica.

Condiciones y límites de la cobertura óptica

Para poder solicitar el reembolso de parte del gasto ocasionado por la compra de gafas graduadas o lentillas, es necesario que estas hayan sido prescritas por un médico oftalmólogo  del cuadro médico (o cualquier otro en el caso de los seguros de reembolso). Lo habitual es que las compañías cubran hasta un 50% del coste de lentes y lentillas prescritas por un facultativo, pero con un límite anual de una factura por año y hasta un límite establecido previamente (entre 100 y 300 euros, dependiendo de la aseguradora). Para solicitar el reembolso es necesario hacer una solicitud, presentar la prescripción del médico y adjuntar la factura detallada de la compra.

Por otra parte, esta garantía puede tener una carencia de 6 meses desde la contratación de la cobertura, aunque algunas compañías no tienen carencia.

¿Merece la pena contratar el complemento de cobertura óptica?

Si la cobertura óptica la tienes que contratar como un complemento, es decir, pagar una cantidad adicional, es importante que pienses si merece o no la pena. Este complemento tiene un coste mensual adicional que varía en función de si la contratación es individual o si se contrata para más personas dentro de la misma póliza.

Contratar este complemento puede ser muy interesante cuando hay un cambio de graduación que exige el cambio de cristales muy a menudo y el coste de los mismos es elevado. Para eso hay que echar cuentas y valorar el coste de los cristales y/o de las lentillas. Al fin y al cabo, solo te dan la mitad de lo que te cuestan las lentes o las lentillas, que, salvo excepciones, no son tan caras.

 

About Eva María Rodríguez

Redactora web especializada en temas de economía, marketing y negocios, entre otros temas

This entry was posted in Seguros de salud. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He leído y acepto la política de privacidad.