¿Es más cara la prima del seguro de vida para los fumadores?

Fumar mata o, al menos, aumenta exponencialmente el riesgo de sufrir alguna enfermedad grave, como cáncer de pulmón, cáncer de estómago, cáncer de próstata, cáncer de hígado, cáncer de colon y enfermedades coronarias, por mencionar algunas. Este aumento del riesgo tiene un impacto directo sobre el seguro de vida: la póliza del seguro de vida de un fumador es mucho más cara que para un no fumador. A mayor riesgo, mayor prima.

Ahora bien, ¿cuánto hay que fumar para considerarse fumador? En realidad, lo que a los seguros de vida le importa es si eres usuario de nicotina, en cualquier formato (cigarrillos, tabaco de liar, parches de nicotina…).

Mentir al seguro sobre el consumo de tabaco y nicotina

Mentir al seguro de vida en el cuestionario de salud sobre el consumo de tabaco o nicotina, que es la que provoca la adicción al tabaco,  no es buena idea. La nicotina es muy difícil de eliminar del torrente sanguíneo. De hecho, un análisis de orina, sangre o cabello puede detectar rastros de nicotina en el cuerpo de entre 15 y 20 días. Además, existen exámenes mucho más exhaustivos.

Por lo tanto, si eres fumador pero no lo declaras, en el examen médico saldrá y te aplicará la tarifa de fumadores igualmente. La pregunta entonces es: ¿qué pasa cuando la aseguradora no pide examen médico? Pues que será mejor que no te pase nada, porque si es necesario hacer efectivo el seguro y la aseguradora descubre que eres fumador y no lo has declarado, esta puede denegar la reclamación por haber ocultado deliberada e intencionalmente la verdad, lo que dejará a los beneficiarios en la estacada sin cobrar la indemnización correspondiente.

Algunos consejos y consideraciones

  1. No mientas al seguro. Fumes lo que fumes, comunícaselo. Ante la duda, busca un seguro que exija examen médico o hazte un chequeo por tu cuenta antes de contratar el seguro.
  2. Contratas un seguro para proteger a los tuyos. ¿Vas a arriesgarte a que se queden sin nada por ahorrarte unos euros? Ya que te pones, hazlo bien. Si de verdad te importan los tuyos, deja de fumar.
  3. Si cuando contrataste el seguro fumabas y abandonas el hábito después, comunícaselo a la aseguradora. Pasará algún tiempo hasta que estés limpio, así que no esperes grandes descuentos. Sin embargo, eso te pone en posición de negociar. 

 

 

 

About Eva María Rodríguez

Redactora web especializada en temas de economía, marketing y negocios, entre otros temas

This entry was posted in Seguros de vida. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He leído y acepto la política de privacidad.