¿Merece la pena contratar la cobertura de invalidez en el seguro de vida?

Para poder recibir la pensión por invalidez absoluta, el sistema de la Seguridad Social debe declararnos de forma oficial en esta situación y para ello se deben cumplir ciertos requisitos. Esto nos hace plantearnos si merece la pena que contratemos en nuestro seguro de vida la cobertura por invalidez que, como cualquier cobertura adicional, puede encarecer el precio final del mismo.

En este artículo te presentamos cuáles son las condiciones para que la Seguridad Social nos considere beneficiarios de una pensión por incapacidad permanente.

En primer lugar, para poder ser declarados beneficiarios de una pensión por invalidez absoluta debemos padecer una enfermedad o estar en una situación que nos imposibilite la realización de cualquier actividad laboral, y que esto sea reconocido de forma oficial por el sistema de la Seguridad Social. Lo siguiente es cumplir con la edad que contempla el artículo 161 de la LGSS en la fecha del hecho que causa la invalidez.

Si no estamos afiliados a la Seguridad Social, en situación de alta (cuando la incapacidad se derive de un accidente profesional), asimilada a la de alta (desempleo, excedencia, incapacidad temporal, etc.) o en situación de no alta, tampoco podríamos ser beneficiarios de una pensión por invalidez. De igual manera tampoco podríamos acceder a ella si no hemos cubierto un periodo mínimo de cotización.

En relación a al periodo mínimo de cotización y en función de si estamos en situación de alta o asimilada, si somos menores de 31 años, se exige que el periodo genérico de cotización sea la tercera parte del tiempo transcurrido entre la fecha en que se cumplió los 16 años y la fecha en la que se produjo el hecho que causó la invalidez. Si tenemos más de 31 años se considera necesario un periodo genérico de cotización de 5 años como mínimo o la cuarta parte del tiempo transcurrido entre que se cumplió los 20 años y la fecha en la que ocurrió el hecho que causó la invalidez. Si por el contrario estamos en situación de no alta, se nos exige un periodo genérico de cotización de 15 años y uno específico de 3 en los últimos 10 años.Estos son los requisitos por los que la Seguridad Social nos concedería la pensión por invalidez absoluta y permanente.

Independientemente de si podemos acceder a ella o no, es evidente que merece la pena que contratemos la cobertura de invalidez  en nuestra póliza de vida. En palabras del Experto en Seguros Juan José Boria Migueláñez  La Seguridad Social dirá si por accidente (laboral o no) o enfermedad (laboral o no) alguien ha quedado inválido y su grado de invalidez reconocido. Y también dirá si tiene o no derecho a percibir una pensión de invalidez.

La garantía de invalidez en vida o en accidentes es muy recomendable en cualquier situación personal. Si suscribes un seguro para garantizar la estabilidad de tu familia, en caso de invalidez no sólo se reduce el nivel de ingresos sino que se incrementan y mucho los gastos, por lo que la situación familiar puede ser peor si se produce una invalidez que en el caso de un fallecimiento (adecuación de vivienda, de coche, cuidados, especialistas, y un largo etc).”

 Si te gustaría conocer todas las posibilidades que puedes encontrar actualmente en el mercado te recomendamos que le eches un vistazo a nuestro comparador de seguros de vida, donde encontrarás los seguros más económicos y con las mejores condiciones.

 

About Aroha Díaz

Me apasionan las letras, la filosofía y los buenos debates. No pierdo la oportunidad de seguir una buena noticia y nada me parece más apetecible que una buena reflexión compartida.

This entry was posted in El Consultorio de Seguros, Seguros de vida and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He leído y acepto la política de privacidad.