Qué es el principio de solidaridad humana en los seguros

Uno de los pilares básicos donde se asienta el concepto de seguro, tal y como lo conocemos hoy en día, es el principio de solidaridad humana, que se basa en el reparto del daño entre un número elevado de personas que están amenazadas por el mismo peligro  y que responden ante él de modo solidario. En este sentido, el pago de la prima de seguro garantiza la protección de personas y bienes ante los daños causados cuando se una situación concreta (un incendio, un accidente, etc.) o cuando ocurre una determinada circunstancia (jubilación, fallecimiento, etc.).

La compañía aseguradora recibe las primas de distintas personas que se aseguran ante la misma situación y, cuando ocurre alguna de las circunstancias previstas en los seguros contratados,  todas las personas que han pagado la prima contribuyen a la solución del problema del asegurado afectado.

Uno de los grandes problemas a los que se enfrentan tanto las compañías de seguros como los asegurados es el fraude.

Pero, ¿qué es el fraude?

El fraude se refiere a todas aquellas acciones que realizan los asegurados para obtener un
beneficio que no les corresponde, así como los actos ilícitos que llevan a cabo las compañías de seguros o los mediadores con sus clientes.

En el caso del comportamiento fraudulento por parte de los asegurados, hay que recordar que estas acciones suponen un delito tipificado en el código penal, incluso aunque no sean conscientes de ellos, por lo que el fraude puede salirles muy caro.

En el caso de las compañías o mediadores que actúan ilícitamente con sus clientes, es importante destacar el caso de aquellos que operan sin estar debidamente autorizados. En este caso, el asegurado debe denunciar estas prácticas, ya que es necesario contar con una autorización oficial previa para realizar este tipo de contratos.

El fraude al seguro nos afecta a todos

Una vez explicado el principio de solidaridad humana en relación a los seguros y qué es el fraude, es fácil entender por qué el fraude nos perjudica a todos, ya que  atenta directamente contra este principio de solidaridad y tiene efectos perjudiciales no solo las aseguradoras, sino también para los propios asegurados. Por eso es importante comprender por qué las aseguradoras luchan contra el fraude.

El fraude nos afecta a todos, por los siguientes motivos:

  • El fraude afecta a los asegurados porque deben soportar  incrementos en las
    primas debido a la actuación delictiva de quienes defraudan.
  • El fraude afecta a los propios defraudadores porque sus acciones pueden ser un delito, por lo que deberán asumir las consecuencias
  • El fraude afecta al asegurador,  ya que le ocasiona pérdidas, no solo por lo que paga de más y por los recursos que emplea para prevenir y perseguir el fraude, sino por el mercado que pierde al verse obligado a subir el precio de las primas de sus seguros.
  • El fraude afecta al sector asegurador en general debido a la mala imagen que da al tener que dedicar tantos recursos y realizar determinadas acciones para prevenir y aclarar la situaciones susceptibles de ser fraudulentas.

Beneficios para todos

Actuar honestamente implica beneficios para todos. El problema es que muchos defraudadores se creen con derecho a “sacar tajada”. Pero las compañías de seguros se sostienen con la aportación de todos, y somos todos los que nos beneficiamos cuando sufrimos las contingencias previstas en nuestros contratos. Si defraudas a tu seguro, nos defraudas a todos.

 

About Eva María Rodríguez

Redactora web especializada en temas de economía, marketing y negocios, entre otros temas
This entry was posted in + Seguros and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He leído y acepto la política de privacidad.