¿Qué es el seguro de franquicia?

No nos confundamos, una cosa es la franquicia del seguro y otra el seguro de franquicia. La franquicia es un concepto relativo a los seguros todo riesgo de vehículo. En este caso, la franquicia es la cantidad de la reparación que el asegurado asume en caso de siniestro. El seguro de franquicia tiene que ver con el alquiler de vehículos, concretamente con la franquicia que la persona que alquila el vehículo tiene que pagar en caso de siniestro. Así, si se contrata un seguro de franquicia junto con el alquiler del coche, dicho seguro reembolsaría la cantidad cobrada por la compañía en de alquiler en concepto de franquicia.

Por qué contratar un seguro de franquicia

Cuando alquilas un vehículo la empresa te obliga a contratar un seguro. Hay varias modalidades. Lo mejor es contratar alguna modalidad a todo riesgo para no tener que pagar los daños, en caso de producirse. Lo malo es que, excepto la opción de todo riesgo sin franquicia, todas las modalidades disponibles tienen franquicia, una franquicia que varía en función de la naturaleza del siniestro. Lo bueno es que las modalidades con franquicia son más baratas, pero en caso de siniestro, el que alquila tiene que pagar. Y si el siniestro es grave, pagar unos cientos de euros puede ser el menor de tus problemas, pero si se trata de una pequeña abolladura, un golpecito de nada en el retrovisor o un rayón de poca cosa, vamos, una de esas cosas que si te pasan a ti seguro que ni te molestas en arreglar… ¡Menuda faena, porque al final te toca pagar! Para estas cosas está el seguro de franquicia.

Coberturas del seguro de franquicia

El seguro de franquicia o DER, por sus siglas en inglés (Damage Excess Refund) es un seguro de reembolso que garantiza la devolución del importe que la empresa que nos alquila del vehículo nos cobre en caso de siniestro. Contratando este tipo de seguro, la compañía aseguradora devolvería el importe de la franquicia abonado por el cliente en caso de siniestro en situaciones como daños en el exterior del vehículo (carrocería, lunas, techos, espejos, parabrisas, etc.), daños en ruedas, llantas, motor, embrague o batería, entre otros. El seguro de franquicia también cubre los gastos ocasionados por la inmovilización del vehículo, los costes por pérdida de llaves, los costes de la asistencia en carretera y los costes relacionados con la protección antirrobo.

Sin embargo, el seguro de franquicia no cubre los gastos que generen las reparaciones no autorizadas por la compañía de alquiler ni la limpieza del vehículo. Tampoco cubre los daños que haya sufrido el interior del vehículo a no ser que se deban a una colisión, ni daños en extras como sistemas de retención infantil, navegador, etc.

Seguro de Franquicia Vs. Seguro a Todo Riesgo sin Franquicia

La empresa de alquiler ofrece varias modalidades de seguro, entre ellos, el seguro a todo riesgo sin franquicia y el seguro de franquicia junto a un todo riesgo con franquicia. A la hora de elegir, puede que el más cómodo sea el todo riesgo sin franquicia, pero el seguro de franquicia es bastante más barato. Sin embargo, el seguro a todo riesgo sin franquicia resulta más cómodo en caso de siniestro y, además, lo cubre absolutamente todo.

 

About Eva María Rodríguez

Redactora web especializada en temas de economía, marketing y negocios, entre otros temas

This entry was posted in Seguros de auto. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He leído y acepto la política de privacidad.