¿Qué es un seguro de lucro cesante?

El lucro cesante es una forma de daño patrimonial consistente en la pérdida de una ganancia legítima o de una utilidad económica como consecuencia de un daño. Dicha pérdida no se habría producido si el evento dañino no se hubiera verificado. En otras palabras, el lucro cesante ocurre cuando hay una pérdida de una perspectiva cierta de beneficio. Por ejemplo, el comerciante cuya mercancía ha sido destruida puede reclamar el precio de la misma, así como el beneficio que habría obtenido.

Si bien se admite generalmente la indemnización por lucro cesante, la jurisprudencia suele exigir una carga probatoria mucho mayor, y son mucho más cautelosos a la hora de concederla.

El seguro de lucro cesante

Un seguro de lucro cesante es aquel por el cual el asegurador se obliga a indemnizar al asegurado por la pérdida del rendimiento económico que hubiera podido alcanzarse en un acto o actividad de no haberse producido el siniestro descrito en el contrato, dentro de los límites establecidos por la Ley y por la póliza.

Por lo general, salvo que la póliza estipule otra cosa, en los seguros de lucro cesante, el asegurador debe indemnizar al asegurado por la pérdida de beneficios, los gastos generales que continúe pagando el asegurado después del siniestro y por los gastos producidos a consecuencia directa del siniestro.

Un seguro de lucro cesante puede contratarse como seguro independiente o vinculado otro contrato de seguro. Una modalidad de seguro de lucro cesante es el seguro de pérdida de beneficios a consecuencia de la paralización de la empresa. Este este caso, el seguro cubría la pérdida de beneficios y los gastos generales que haya de seguir soportando cuando la empresa quede paralizada total o parcialmente a consecuencia de los acontecimientos delimitados en el contrato.

Además, este tipo de seguro de lucro cesante suele estar incluido en los seguros de pedrisco (por los daños que sufran las cosechas), en los seguros de pérdida de alquileres (en caso de incendio del edificio) o en seguros marítimos, terrestres y aéreos.

La Ley de Contrato de Seguro prohíbe expresamente que en los seguros de lucro cesante se predetermine por las partes el importe de la indemnización. Por lo tanto, en la póliza no se puede recoger un importe concreto de indemnización en caso de siniestro. Sin embargo, sí es necesario que en la póliza estén especificados los criterios que deben seguirse para cuantificar la indemnización en caso de siniestro.

La dificultad de este seguro consiste en que el daño aún no se ha producido materialmente y debe efectuarse un cálculo estimatorio. Aquí estriba el quid de la cuestión. Por un lado, al perjudicado le corresponde la prueba del lucro que ha dejado de percibir y por otra parte, le corresponde la determinación de la suma que ha dejado de percibir a resultas del daño producido.

Uno de los principales problemas con los seguros de lucro cesante es que es necesario probar la pérdida de beneficios así como la relación directa entre la pérdida y el daño causado. Además, esta pérdida debe ser evaluada en términos económicos para estipular cantidad que deber recibir el asegurado.

Los requisitos imprescindibles de este tipo de seguro son que el lucro cesante exista, que pueda ser probado y que haya una relación directa entre el lucro y el daño causado. Además, la cuantía que se ha dejado de percibir debe ser evaluada económicamente.

 

About Eva María Rodríguez

Redactora web especializada en temas de economía, marketing y negocios, entre otros temas
This entry was posted in + Seguros and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He leído y acepto la política de privacidad.