¿Qué tipos de aportaciones puedo hacer a mi plan de pensiones?

Los planes de pensiones son formas de ahorro para disponer de un capital en la jubilación o en caso de discapacidad. Este capital sería recibido por los beneficiarios del mismo en caso de que el contratante falleciese antes de percibirlo.

Los planes de pensiones admiten cuatro tipos diferentes de aportaciones, que son: periódicas, extraordinarias, a favor del cónyuge y a favor de personas con alguna minusvalía.

Las aportaciones periódicas se pueden realizar de forma mensual, trimestral, semestral o anual, según la elección de la persona que contrate el plan de pensiones.

Las aportaciones extraordinarias pueden realizarse en cualquier momento y por la cantidad que se desee.

Las aportaciones a favor del cónyuge se pueden reducir si éste no dispone de rentas que se puedan incluir en la base imponible del IRPF o sin las rentas que tiene son inferiores  a 8.000 euros al año, pudiéndose deducir un máximo de 12.000 euros.

En general, la aportación anual máxima depende de la edad del contratante. Si este tiene menos de 50 años, podrá aportar un máximo de 10000 euros a su plan de pensiones. Una vez cumplidos los 50, el máximo se eleva hasta los 12.500 euros anuales.

En cuanto a las aportaciones a favor de personas con alguna minusvalía, independientemente de la edad, cuando el titular tenga una minusvalía psíquica igual o superior al 33% o una minusvalía física igual o superior al 65%, se puede realizar una aportación máxima al plan de pensiones de esa persona de 24.250 euros.

Si la persona que hace la aportación no es el titular, la aportación máxima será de 10.000 euros. Las personas que pueden realizar estas aportaciones son el cónyuge, familiares directos hasta tercer grado y tutores.

En cuanto a la fiscalidad de las aportaciones, el límite de reducción máxima anual sobre la base imponible del IRPF es diferente de cada comunidades autónoma. La reducción máxima es del 56%. Teniendo en cuenta que la base liquidable general no puede ser negativa, es límite será la menor de las siguientes cantidades: o bien el total de las aportaciones realizadas o bien el 30% (50% a partir de los 50 años) del total de los rendimientos de las actividades económicas y el trabajo, percibidos de manera individual.

 

About Eva María Rodríguez

Redactora web especializada en temas de economía, marketing y negocios, entre otros temas
This entry was posted in El Consultorio de Seguros, Seguros de vida and tagged . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad.