Así es como el ejercicio rejuvenece las células y alarga la vida útil

Así es como el ejercicio rejuvenece las células y alarga la vida útil

Hacer ejercicio es uno de los ingredientes imprescindibles de la receta para mantenerse joven y saludable. Aunque no es el único, sin duda es uno de los más importantes.

Una nueva investigación proporciona una ventana sobre cómo, a nivel celular, el ejercicio puede mejorar la salud muscular y, en última instancia, la capacidad de ejercicio, que es «el mejor predictor de mortalidad en la población general». El nuevo estudio, elaborado por un equipo de investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia en Charlottesville y publicado en la revista Nature Communications, describe cómo el ejercicio ayuda al cuerpo a mantener las células de los músculos sanas y fuertes.

Músculo sano, cuerpo sano

«Si el músculo está saludable o no realmente determina si todo el cuerpo está sano o no», dicen los investigadores. «Y la capacidad de ejercicio, principalmente determinada por el tamaño y la función muscular es el mejor predictor de mortalidad en la población general».

Según el nuevo estudio, el ejercicio mejora la salud muscular al renovar su potencia celular: las mitocondrias. Las mitocondrias son cruciales para el buen funcionamiento de nuestros cuerpos, así como para nuestra salud y longevidad en general.

Estas pequeñas partes de la célula convierten los alimentos que ingerimos en energía. Las mitocondrias transforman proteínas, grasas y azúcares en el combustible que el cuerpo necesita para vivir.

Entonces, ¿cómo  afecta el ejercicio a las mitocondrias en los músculos?

El ejercicio promueve la mitofagia

El nuevo estudio señala que el modo en que el ejercicio afecta a las mitocondrias en los músculos es a través de la «mitofagia». La mitofagia  es el proceso por el cual se seleccionan y eliminan las mitocondrias dañadas o defectuosas, generalmente después de un período de estrés.

En el caso de los músculos, la mitofagia contribuye a mantener el músculo esquelético sano y fuerte. Y para mostrar cómo el ejercicio induce la mitofagia, los investigadores utilizaron ratones genéticamente modificados con un gen que ayuda a informar sobre los efectos de la actividad física. Dicho gen hace que las mitocondrias sean fluorescentes, lo que permite a los investigadores estudiar la mitofagia en vivo y en directo, después de que los ratones hicieran 90 minutos de ejercicio en cinta rodante.

De 3 a 12 horas después de la sesión de carrera, los investigadores observaron que las mitocondrias mostraban signos de estrés. Después de 6 horas, vieron signos de mitofagia.

«El ejercicio aeróbico elimina las mitocondrias dañadas en el músculo esquelético. Si lo haces repetidamente, sigues eliminando las dañadas. Tienes un músculo mejor con mejor calidad mitocondrial».

El #RetoPuntoSeguro recompensa tu esfuerzo

Únete al #RetoPuntoSeguro y gana importantes descuentos en tu seguro de vida haciendo ejercicio. Forma parte una comunidad de personas comprometidas con tener una vida sana.

Si te ha gustado el artículo queremos pedirte un pequeño favor:

Calcula seguros de vida

This entry was posted in Vida sana y fitness and tagged , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.