Contracturas musculares: todo lo que debes saber

contractura muscular

Estás una tarde cualquiera en el gimnasio y decides que hoy es el día de aumentar el peso de esos ejercicios que haces de espalda. Sin pensarlo mucho le añades 20 kilos más a la máquina. Todo parece ir bien hasta que notas un poco de sobrecarga en la zona. Cuando la espalda se enfría el dolor ante cualquier movimiento te bloquea. No te lo esperabas pero has sido víctima de las contracturas musculares.

El anterior ejemplo es el más común si hablamos de contracturas musculares, aunque estas pueden aparecer en tareas diarias como poner una lavadora, hacer la compra o simplemente haciendo un mal gesto.

Una contractura muscular no es más que un mecanismo de defensa por el cuál el músculo que está sometido a un esfuerzo se contrae para evitar males mayores. La contracción del músculo es involuntaria y permanente, por lo cual el dolor llega a ser constante.

¿Qué causa las contracturas musculares?

A grandes rasgos, son 3 las causas más importantes de las contracturas musculares.

  1. Falta de fuerza en la musculatura.
  2. Malas posturas de manera repetida.
  3. Utilizar un músculo en exceso.

La primera de las causas la suelen sufrir las personas sedentarias que, ante cualquier esfuerzo, corren riesgo de dañar el músculo. No es raro que al levantar un pequeño peso o hacer algo de esfuerzo el músculo se tense demasiado y acabe dando lugar a una contractura.

Las malas posturas también pueden causar contracturas musculares. Esto se ve especialmente en trabajos sedentarios como en las oficina o en aquellos que requieren mantener una postura durante largo tiempo, como podrían ser los mecánicos.

La última causa de las contracturas es el trabajo excesivo del músculo. Aunque se relaciona con los levantadores de peso muchos atletas de otras disciplinas son víctimas de esta circunstancia, como pueden ser los velocistas.

¿Como prevenir y tratar las contracturas musculares?

Siempre es mejor prevenir que curar. Aunque no es nada grave una contractura muscular causa bastante dolor.

Para prevenir las contracturas musculares es importarte:

  1. Cuidar la alimentación.
  2. Mantener una correcta postura corporal
  3. No levantar más peso del recomendado.
  4. Calentar antes de cualquier esfuerzo y estirar después de este.
  5. Visitar al fisioterapeuta cuando notes un músculo sobrecargado.

Normalmente la contractura se va sola pasadas unas semanas de descanso y estiramientos, pero hay casos en que la zona se mantiene dolorida. Las sesiones de fisioterapia, junto a los ejercicios de rehabilitación y fortalecimiento, aceleran la recuperación del músculo.

¿Necesitas un empujón más para hacer ejercicio? Desde PuntoSeguro queremos ayudarte a tener una vida más saludable. Únete al #RetoPuntoSeguro y beneficiate de todas sus ventajas.  Además de tener controlada tu actividad física diaria, consigue regalos exclusivos superando cada reto y descuentos de hasta el 24% en la renovación de tu seguro de vida.

Calcula seguros de vida

Ahora solo nos queda pedirte el favor de ayudarnos a compartir esta página en tus redes sociales para que podamos llegar a más gente que necesite de nuestra ayuda en estos temas. Solo tienes que hacer click en alguno de los botones sociales. Mil gracias

Si te ha gustado el artículo queremos pedirte un pequeño favor:

  • Compártelo en las redes sociales (pinchando en los iconos de la izquierda)
  • Suscríbete al blog y recibe cada nuevo post en tu email pinchando aquí
This entry was posted in Vida sana y fitness and tagged , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.