Deshidratación: protégete de ella también en invierno

Deshidratación: protégete de ella también en invierno

Con la llegada del verano se pone mucho enfasis en la prevención de la deshidratación, especialmente en personas mayores y niños. Durante esa época del año el consumo de agua y líquido aumenta considerablemente, debido a la pérdida de líquido a través del sudor a consecuencias de las elevadas temperaturas.

Cuando las temperaturas caen y el invierno llega no son pocos que olvidan que en esos frios meses la hidratación es igual de importante que en los meses más calurosos del año. En invierno la deshidratación no es tan fácil de detectar como en verano y por ello el riesgo de no estar correctamente hidratado aumenta.

En verano estás continuamente bebiendo líquidos, y aunque la pérdida de hidratación es mayor, es en invierno cuando no se recupera correctamente todo el líquido perdido.

Síntomas y consecuencias de la deshidratación

La deshidratación es una circunstancia grave y que acarrea serias consecuencias si no es tratada a tiempo.

Se cree erróneamente que la sensación de sed es un indicio de que la deshidratación está a punto de comenzar, cuando la realidad es que esa sensación aparece cuando hay un déficit de líquido en el organismo.

Si estás deshidratado tendrás los siguientes síntomas:

  • Orina muy oscura
  • Fatiga
  • Bajada de rendimiento deportivo
  • Somnolencia
  • Dolores de cabeza (en personas con migraña puede aparecer esta)
  • Boca seca
  • Heces duras

Aunque la creencia apunta a que la sed es un indicador válido, el realmente importante es la orina. Si la orina es transparente o clara significa que tus niveles de hidratación son correctos, mientras que una orina oscura señala lo contrario.

Las consecuencias de la deshidratación dependerá del grado de esta. Mientras que la pérdida del 1% del peso corporal provocará dolor de cabeza y mareos, si la pérdida representa el 10 % del peso corporal las consecuencias para la salud pueden ser nefastas, llegando incluso a producir la muerte.

Para combatir con éxito la deshidratación recuerda beber agua cada hora, aunque no tengas sed. Si haces deporte en el exterior es posible que en invierno no notes la pérdida de líquidos a través de los poros de la piel, pero esta existe. Por ello mantente hidratado antes, durante y después de hacer deporte.

¿Necesitas un empujón más para hacer ejercicio? Desde PuntoSeguro queremos ayudarte a tener una vida más saludable. Únete al #RetoPuntoSeguro y benefíciate de todas sus ventajas.  Además de tener controlada tu actividad física diaria podrás obtener un importante descuento en la renovación de tu seguro de vida.

 
This entry was posted in Vida sana y fitness and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He leído y acepto la política de privacidad.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.