Encuentra tu Ikigai, la clave para una vida larga y significativa

¿Cuál es tu razón para levantarte por la mañana? Encontrar la respuesta a esta pregunta podría ser la clave para una vida más significativa y, por lo tanto, más feliz, lo que podría resultar también en una vida más larga. Para ello, el concepto japonés de ikigai podría ser la clave.

El concepto  japonés de ikigai se está volviendo popular fuera de Japón como una forma de vivir más y mejor. Ikigai combina las palabras japonesas ikiru, que significa “vivir”, y kai, que significa “la realización de lo que uno espera”. Juntas, estas definiciones crean el concepto de “una razón para vivir” o la idea de tener un propósito en la vida.

Para encontrar esta razón o propósito, los expertos recomiendan comenzar haciéndose cuatro preguntas:

  1. ¿Qué amas?
  2. ¿En qué eres bueno?
  3. ¿Qué necesita el mundo de ti?
  4. ¿Por qué se te puede pagar?

Para los occidentales que buscan una interpretación rápida de esta filosofía, encontrar las respuestas a estas preguntas y un equilibrio entre estas cuatro áreas se podría hallar una ruta para descubrirnuestro propio ikigai. Pero en Japón, ikigai es un proceso más lento y, a menudo, no tiene nada que ver con el trabajo o los ingresos.

Una razón por la que vivir

Durante el otoño de 1942, el neurólogo y psiquiatra vienés Viktor Frankl fue deportado al campo de concentración de Theresienstadt. Más tarde, en 1944, fue transferido a Auschwitz. Durante los tres años que pasó en esos infiernos, Frankl  se dedicó a consolar a los prisioneros para evitar suicidios. Así se dio cuenta de que las personas que tenían más probabilidades de sobrevivir en esas condiciones de sufrimiento extremo eran las que tenían una razón para vivir.

En 2008, los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Tohoku observaron un fenómeno similar en un contexto completamente diferente. Publicaron lo que se conoce como el “Estudio Ohsaki”, en el que analizaron a 43.391 personas durante siete años, durante los cuales se produjeron 3.048 muertes.

Descubrieron que los hombres y mujeres con un Ikigai vivían más tiempo, y no solo tenían un menor riesgo de morir por problemas cardiovasculares, sino también por causas externas. Un estudio posterior realizado en la Universidad de Medicina de Iwate, en el que se siguió a más de 73.000 personas durante cinco años, llegó a las mismas conclusiones.

Conocer tu razón para vivir no es suficiente

Lo cierto es que conocer tu ikigai probablemente te lleve a una vida mejor porque tendrás algo por lo que vivir. Sin embargo, esto no es suficiente.  En una encuesta realizada en 2010 a 2.000 hombres y mujeres japoneses, solo el 31% de los participantes citados trabajan como sus ikigai.

Okinawa, una isla remota al sudoeste de Japón, tiene una población inusualmente grande de centenarios. A menudo habla de esta isla en los exámenes de ikigai. Según Dan Buettner, el concepto de ikigai impregna las áreas del mundo donde las personas viven más tiempo. Respecto al caso de Okinawa,  combinado con una dieta particular y una red de apoyo de amigos o “moai”, el ikigai está ayudando a las personas a vivir más tiempo ya que les da un propósito, como el que proporciona un maestro de karate. (Si todavía no te había venido a la mente la película de Karate Kid con este comentario final ya no te libras).

Pues bien,  Buettner explica  que sabiendo que tu ikigai no es suficiente, todas estas personas ponen en práctica su propósito. Además, los investigadores enfatizan que el ikigai puede cambiar con la edad. Para cualquiera cuyo trabajo sea su razón de ser, esto será un alivio a medida que se acerquen a la jubilación y comiencen la búsqueda de un nuevo ikigai.

Por qué te levantas cada mañana

Volvamos a la prengunta inicial. En la cultura de Okinawa, se piensa en ikigai como “una razón para levantarse por la mañana”; es decir, una razón para disfrutar la vida. El propio Dan Buettner sugiere que el ikigai es una de las razones por las cuales la gente de Okinawa tiene vidas tan largas.

La palabra ikigai generalmente se usa para indicar la fuente del valor en la vida o las cosas que hacen que la vida valga la pena. Pero también se usa para referirse a circunstancias mentales y espirituales bajo las cuales las personas sienten que sus vidas son valiosas, circunstancias que, por otra parte, no están vinculadas al estado financiero. Incluso si una persona siente que el presente es oscuro, pero tiene un objetivo en mente, puede sentir su ikigai . Los comportamientos que hacen que uno sienta su ikigai no son acciones que uno se ve obligado a tomar, porque estas son acciones naturales y espontáneas.

“La gente puede sentir su ikigai real solo cuando, sobre la base de la madurez personal, la satisfacción de varios deseos, amor y felicidad, encuentros con otros y un sentido del valor de la vida, proceden hacia la autorrealización”.

-Kobayashi Tsukasa

El objetivo del ikigai no es encontrar la felicidad: Esta es una consecuncia

El objetivo final del ikigai no es la felicidad. No se trata de buscar la felicidad, sino de encontrar lo que hacemos bien y apasionadamente. De hecho, Japón ocupa el trigésimo primer lugar en los países más felices del mundo. Este es un detalle interesante, porque se ha visto que aquellos que buscan la felicidad corren un mayor riesgo de obsesionarse con ella y ser infelices. La presión para ser feliz y el análisis constante de nuestras reacciones emocionales generalmente generan el efecto contrario y nos hacen sentir más insatisfechos e infelices.

El objetivo del ikigai es descubrir en qué somos realmente buenos, lo que nos da placer cuando nos damos cuenta y podemos aportar algo al mundo. Cuando encontramos nuestro lugar en el mundo y nos sentimos satisfechos, la felicidad viene sola. De hecho, una persona puede sentir el iincluso en los días más oscuros porque la adversidad no le quita la creencia profunda o su pasión.

Cuando encontramos que el propósito es más fácil y más agradable, nos divertimos haciendo nuestro trabajo y nos sentimos útiles porque traemos algo al mundo. Esto genera una agradable sensación de empoderamiento, además de eliminar gran parte del estrés.

De hecho, varios estudios han demostrado que las personas que dicen que encontraron una razón para vivir tienen una mayor capacidad para integrar experiencias de vida estresantes al experimentar menos conflictos e incertidumbre. Esta capacidad se expresa en una disminución de la ansiedad, así como en una menor activación del sistema nervioso simpático durante los eventos adversos.

Para encontrar a nuestro ikigai también es importante que pensemos que estamos trayendo algo precioso a quienes nos rodean.

Desde PuntoSeguro queremos ayudarte a encontrar tu ikigai y tener una vida más saludable. Únete al #RetoPuntoSeguro y benefíciate de todas sus ventajas.  Además de tener controlada tu actividad física diaria, consigue regalos exclusivos superando cada reto y descuentos de hasta el 24% en la renovación de tu seguro de vida.

Calcula seguros de vida

Ahora solo nos queda pedirte el favor de ayudarnos a compartir esta página en tus redes sociales para que podamos llegar a más gente que necesite de nuestra ayuda en estos temas. Solo tienes que hacer click en alguno de los botones sociales. Mil gracias

Si te ha gustado el artículo queremos pedirte un pequeño favor:

  • Compártelo en las redes sociales (pinchando en los iconos de la izquierda)
  • Suscríbete al blog y recibe cada nuevo post en tu email pinchando aquí
This entry was posted in Vida sana y fitness and tagged . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.