¿Qué es el entrenamiento cruzado y cómo te beneficia?

entrenamiento cruzado

Puede ser que una lesión, el mal tiempo o una gran sobrecarga te impida coger la bicicleta o calzarte unas zapatillas para correr en el exterior. Cuando no puedes practicar tu deporte habitual existe una buena alternativa: el entrenamiento cruzado.

El entrenamiento cruzado es la mejor manera de seguir practicando tu deporte favorito a la vez que consigues los beneficios que te aportan otras disciplinas.

¿En qué consiste el entrenamiento cruzado?

El entrenamiento cruzado consiste en que 1 día a la semana en vez de coger la bici, nadar o correr haces otro tipo de deporte.

A diferencia de lo que sucede con el descanso activo, con el entrenamiento cruzado la intensidad se mantiene y no se busca la recuperación muscular sino que el objetivo es trabajar de otra manera el cuerpo.

Si eres corredor o nadador la bicicleta es la mejor alternativa para hacer entrenamiento cruzado. ¿Sabes por qué?

Entrenamiento cruzado en corredores

El mejor entrenamiento cruzado para corredores es el ciclismo. Las razones son muy sencillas.

Al correr tus articulaciones reciben impacto que, dependiendo de tu peso y tu técnica, es mayor o menor. Cuando utilizas la bicicleta el impacto es inexistente. De esta manera evitarás los rebotes de fuerza contra el suelo.

Pero no sólo tus articulaciones te lo agradecerán sino que pedalear ayuda a fortalecer tus piernas de una manera que corriendo no lo consigues. Al pedalear tienes que vencer una fuerza que no existe cuando corres. Por ello el tren inferior se desarrolla más rápido, especialmente los cuádriceps, al hacer ciclismo.

Entrenamiento cruzado en nadadores

Nadar es un deporte en el que no recibes ningún impacto y fortaleces la parte superior del cuerpo, aunque las piernas tienen una función muy importante en el impulso. Si utilizas la bici, especialmente en subidas, conseguirás esa fuerza que tanto necesitas para impulsarte dentro del agua.

El entrenamiento cruzado para nadadores también se puede hacer mediante la carrera a pie. De hecho para correr y para nadar es necesaria una buena capacidad aeróbica, por lo que los dos deportes se complementan.

Entrenamiento cruzado para ciclistas

Aunque el entrenamiento en bicicleta fortalece las piernas una barbaridad presenta el problema que el trabajo es demasiado específico y que músculos como el glúteo no se activan en ningún momento. Si esto se mantiene aparecerán las descompensaciones musculares, que son la antesala de las lesiones.

Por eso correr es ideal para cruzar el entrenamiento ya que en carrera los glúteos y los isquiotibiales son los encargados en empujar hacia adelante. Corriendo estos músculos desarrollan más fuerza, potencia y resistencia.

¿Necesitas un empujón más para hacer ejercicio? Desde PuntoSeguro queremos ayudarte a tener una vida más saludable. Únete al #RetoPuntoSeguro y beneficiate de todas sus ventajas. Además de tener controlada tu actividad física diaria, consigue regalos exclusivos superando cada reto y descuentos de hasta el 24% en la renovación de tu seguro de vida.

Calcula seguros de vida

Si te ha gustado el artículo queremos pedirte un pequeño favor:

  • Compártelo en las redes sociales (pinchando en los iconos de la izquierda)
  • Suscríbete al blog y recibe cada nuevo post en tu email pinchando aquí

Calcula seguros de vida

This entry was posted in Vida sana y fitness and tagged . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.