Fiscalidad de las sucesiones Mortis Causa (I): Los seguros de vida

Fiscalidad de los seguros de vida

Cobrar un seguro de personas implica pagar impuestos. El tema es saber qué impuesto es el que hay que pagar. En el caso de los seguros de vida, lo que determinar el impuesto por el que deberá tributar el beneficiario al percibir la prestación de un seguro de personas depende de quién es el tomador del mismo.

En el caso de los seguros de vida cobrados por causa de muerta (mortis causa) vamos a partir del caso más habitual: que el tomador y el beneficiario son personas distintas. En este caso, el beneficiario (que recibe la prestación al fallecer el tomador o, en su caso, el asegurado) tributaría por el Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISD).

Teniendo en cuenta que el ISD está cedido a las Comunidades Autónomas, su aplicación varía mucho de una a otra. En cualquier caso, en todas ellas, tal y como marca la norma general, la cantidad correspondiente al seguro de vida pasa a formar parte del hecho imponible.

Cabe destacar que el ISD es incompatible con el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), por lo que no puede gravarse una misma renta por los dos impuestos. Por eso hay que analizar primero los conceptos gravados por el ISD y, en su defecto, aplicar la normativa del IRPF.

Otra cuestión que hay que considerar es que los incrementos de patrimonio obtenidos por las personas jurídicas son siempre gravados por el Impuesto de Sociedades (IS). En virtud de est, tanto donaciones, como herencias percibidas por las personas jurídicas o prestaciones de seguros de personas por fallecimiento siempre estarán gravadas por el IS.

Base Imponible del ISD

La Base Imponible del Impuesto de Sucesiones y Donaciones se calcula teniendo en cuenta lo siguiente:

  • Transmisiones mortis causa: El valor neto de la adquisición individual del heredero (el valor real de los bienes y derechos, menos las cargas y los gastos deducibles)
  • Donaciones lucrativas inter vivos: El valor neto de los bienes y derechos adquiridos, menos las cargas y los gastos deducibles.
  • Las prestaciones de los seguros de vida: La cantidad percibida por el beneficiario. Si se trata de una transmisión mortis causa, esta cantidad se añade al resto de bienes y derechos que integran la herencia individual recibida por el beneficiario.

En este último caso, no hay que confundir el hecho de que la prestación recibida de un seguro de vida por el fallecimiento del asegurado se sume a la herencia en el momento de liquidar el ISD con el hecho de que dicha prestación no forma parte de la herencia. Ello implica que se puede renunciar a la herencia sin que por ello se renuncie a percibir la prestación del seguro.

Liquidar una Herencia intregrando la prestación de un seguro de vida

Aunque las Comunidades Autónomas tienen transferidas competencias de gestión sobre el ISD, en todos los casos el proceso que se debe seguir es el mismo.

  1. Liquidación corresponde a toda la masa hereditaria, aplicando deducción de cargas, deudas y gastos deducibles.
  2. Tratamiento de cada una de las porciones hereditarias individuales, es decir, la herencia que recibe cada heredero. En este momento se incorpora la prestación del seguro de vida, si la hay. Se obtiene la base imponible del impuesto de sucesiones.
  3. Aplicación de las reducciones de cada Comunidad Autónoma. Estas pueden ser mejoras de las reducciones estatales o reducciones propias.  Se obtiene la base liquidable.
  4. Aplicación de la tarifa en función del parentesco existente entre el heredero y el fallecido. Existe una tarifa estatal, pero las Comunidades Autónomas tienen competencia para modificarla. Se obtiene la cuota íntegra.
  5. Aplicación del coeficiente multiplicador, que depende del patrimonio previo del heredero y de su parentesco con el fallecido. Como en el caso anterior existe una tarifa estatal, pero las Comunidades Autónomas tienen competencia para modificarla. En su caso, aplicación de las deducciones y bonificaciones reguladas por la Comunidad Autónoma. Se obtiene la cuota tributaria, que es la cantidad que hay que ingresar correspondiente al Impuesto.

Calcula seguros de vida

 
This entry was posted in Seguros de vida and tagged , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.