¿Merece la pena contratar un seguro low cost?

La preocupación de los consumidores por ahorrar o, al menos, por conseguir las cosas al menor precio posible, puede jugarnos una mala pasada. Y no estoy hablando solo de seguros, concretamente de seguros low cost. Ahora bien, comprar o contratar lo más caro confiando en que en el precio va la calidad tampoco es la solución para conseguir el mejor producto o servicios.

Para empezar debemos partir de la base que algo es caro o barato en función de lo que recibes a cambio. Ahí está la clave del low cost, un concepto que se ha viciado mucho y que ha perdido su significado original.

Low cost Vs Barato

No es lo mismo low cost que barato. Muchos servicios, seguros incluidos, para diferenciarse de la competencia y para ganarse a determinado tipo de público, ofrecen complementos, ganchos, para seducir al cliente. Muchos de estos ganchos no se suelen disfrutar o, simplemente, resultan irrelevantes para muchos clientes, por mucho que les llamaran la atención cuando firmaron el contrato compraron el producto.

Los servicios o productos low cost prescinden de todo lo innecesario o irrelevante. Además, reducen costes para poder ser más rentables cobrando menos. Pero el servicio en sí es el mismo.

Los servicios o productos baratos reducen costes limitando las prestaciones y bajando la calidad, tanto del producto o servicio como de la atención al cliente.

Esta confusión que con el tiempo se ha ido generando le ha venido muy bien a las empresas de toda la vida, que han podido reafirmar su postura y validar sus procedimientos. Ahora la pelota está en el tejado del consumidor, que debe aprender a diferenciar lo que le ofrecen y a valorar realmente lo que necesita y lo que le ofrecen.

Claves para contratar un seguro low cost

Ten presente que, cuando comparas seguros, un precio menor no debe corresponder con una peor cobertura. Es más, no es tanto una cuestión de cuántas coberturas tiene, sino de qué limitaciones tienen las que realmente te interesan. Seguro que revisando seguros te has encontrado un montón de coberturas de las que has pensado: “Y ésto, ¿para qué? ¿No sería mejor que se dejaran de tanta pamplina y bajaran el precio”. Esto no debería distraerte a la hora de valorar las coberturas realmente importantes.

En este sentido, no olvides revisar con lupa tanto las condiciones como las cláusulas limitativas, que deben estar resaltadas en negrita y deben ser admitidas y firmadas expresamente por el tomador del seguro.

Otra cuestión que debes valorar si buscas un seguro low cost es qué tipo de atención vas a recibir, cuándo, cómo y dónde puedes contactar con ellos y qué tipo de profesionales te van a atender. Ahorrar en imagen corporativa (por poner un ejemplo) no es lo mismo que ahorrar en personal.

Para terminar, no olvides tener bien claro lo que necesitas o lo que buscas en términos de coberturas, tanto lo que quieres tener como lo que te sobra.

Si buscas un buen seguro a buen precio, no olvides que el comparador de seguros de PuntoSeguro.com está a tu disposición. Para cualquier duda, contacta con nosotros.

 
This entry was posted in + Seguros and tagged , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad.