Para el dolor de espalda, más ejercicio y menos medicamentos

Para el dolor de espalda, más ejercicio y menos medicamentos

El dolor de espalda de una dolencia común en adultos que no solo reduce notablemente la calidad de vida, sino que también puede resultar muy limitante. Es más, el dolor de espalda, si no se trata adecuadamente, puede llegar a hacerse crónico y/o dar lugar a lesiones serias.

Aclarar que en este artículo vamos a hablar de dolor de espalda derivado de sobrecargas o de malas posturas, no del dolor derivado de lesiones.

También es importante tener en cuenta que un problema común es que a muchas personas les duele más la espalda cuando se colocan en una postura correcta que cuando adoptan la incorrecta. Pero, ¿por qué? Probablemente debido a que tienen contracturas y adherencias que les impiden colocarse adecuadamente. Ante esto lo mejor es buscar primero un profesional que coloque todo en su sitio.

Medicamentos y dolor de espalda

En lo que se refiere al dolor de espalda, los medicamentos no son un remedio, son un parche. Es decir, los medicamentos se ocupan de disipar los síntomas, pero no solucionan la causa del dolor. Para un momento determinado, los medicamentos pueden ser un gran alivio. Pero en ningún caso serán una solución. Solo actuando sobre la causa podremos poner remedio al dolor de espalda.

Por supuesto que esto es un tema médico, pero también hay que acudir al sentido común. Por ejemplo, si tu duele la espalda porque estás mal sentado, ¿no crees que sentarte bien te ayudará mejorar tu dolencia? No cabe duda que ningún medicamento te ayuda a mejorar tu postura. La buena noticia es que adquirir esa buena postura está en tu mano.

Tomar medicamentos cuando sea necesario está bien. Pero abusar de ellos sin tomar medidas reales para solucionar la raíz del problema solo empeorará el problema, eso si no aparecen problemas derivados de los efectos secundarios de dichos medicamentos.

Ejercicio y dolor de espalda

Entonces, ¿hacer ejercicio ayuda a prevenir el dolor de espalda? No se puede generalizar. La cuestión no es tan simple. Vamos a aclarar esto con algunos ejemplos.

Para empezar, diremos que mucha gente cree que el pilates o el yoga son buenos para el dolor de espalda. De hecho, muchos médicos lo recomiendan. Pero esto no es tan simple. Tanto la práctica del pilates como la práctica del yoga buenas para el dolor de espalda cuando se hace bien. De hecho, es más fácil hacerse daño con el yoga o con el pilates de lo que parece. Por otra parte, si existen dolores previos, incluso algún tipo de lesión, aunque sea leve, es necesario adaptar la práctica de estas disciplinas. Por otra parte, en el caso de los dolores de espalda sean de tipo postural, la reeducación postural es una cuestión fundamental a la que hay que prestar mucha atención.

En cuanto a la práctica del yoga y el pilates, cabe destacar que estas disciplinas son también muy interesantes porque potencian el trabajo de los músculos centrales, del core, fundamentales para mantener una buena postura y tener buena estabilidad. Por otra parte, potenciar el trabajo de flexibilidad y movilidad general, que son muy importantes para la espalda y que ayudan no solo a prevenir, sino también a aliviar muchos dolores de espalda.

Otro ejercicio que suele recomendarse para los dolores de espalda es el trabajo de tonificación de pesas. Una vez más, hay que tener en cuenta que este trabajo es bueno cuando se hace bien y que las lesiones previas deben ser tenidas en cuenta para diseñar un entrenamiento adecuado. Además, no hay que perder de vista que trabajar con demasiado peso puede empeorar el dolor de espalda. En cualquier caso, el trabajo de tonificación con pesas es bueno para prevenir el dolor de espalda, pero no siempre ayuda a aliviarlo.

En cuanto al ejercicio aeróbico, es importante descartar los ejercicio de alto impacto (en los que hay saltos o fases de vuelo) cuando hay dolor de espalda. El de bajo impacto puede ser muy beneficioso, entre otros motivos porque ayuda a regular el estrés (un factor que suele influir en el dolor de espalda). Sin embargo, es importante hacerlo cuidando la postura y combinándolo con otros ejercicios que ayuden a mantener un buen tono muscular.

El ejercicio, siempre desde una perspectiva saludable

El ejercicio desde una perspectiva saludable es aquel que te ayuda a estar mejor, física y mentalmente. Ese es el ejercicio más recomendable. No tienes que ‘machacarte’, tienes que cuidarte.

El ejercicio saludable es tu mejor seguro de vida. Ese y el que te ofrece PuntoSeguro.com con el #RetoPuntoSeguro, un programa lleno de ventajas  que, además de ayudarte a mantener controlada tu actividad física diaria, te recomponsa en la renovación de tu seguro de vida.

Si te ha gustado el artículo queremos pedirte un pequeño favor:

Calcula seguros de vida

This entry was posted in Vida sana y fitness. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.