¿Por qué me lesiono tanto corriendo?

intentas correr lesion

Durante años te habías sentido con dominio del sofá de casa y del mando de la tele, habías incluso planteado comprar una nevera portátil y ponerla en el hueco que quedaba entre tu querido sofá y la mesa del salón. Pero la última visita a tu médico te puso los pies en la tierra: o haces deporte o dentro de 10 años no te podrás ni mover.

Rápidamente fuiste a la tienda de deportes y te compraste unas zapatillas para correr, convencido de aquello que dicen que la carrera a pie es barata, saludable y puede practicarlo quien quiera. Nada más salir de la tienda intentas correr 1 hora, y al día siguiente estabas convencido de que correrías 2…

Después de 2 semanas corriendo sin descansar ni un día te vuelves a encontrar con tu querido sofá, pero esta vez estás en él con una tendinitis rotuliana, una rotura de fibras en el gemelo y una fascitis plantar.

No entiendes como puede ser que te lesiones cuando intentas correr y otras personas lleven años corriendo sin lesiones. No te preocupes, son errores de novato que no volverás a cometer.

¿Por que te lesionas siempre que intentas correr?

No te lesionas porque tengas malas suerte, ese no es el motivo. Las lesiones que te aparecen las creas tú al olvidar que correr es un deporte de impacto y que requiere una adaptación progresiva muy cuidadosa.  No pretendas correr el primer día 1 hora cuando llevas 10 años sin ni siquiera subir andando las escaleras de tu piso.

1. Falta de fuerza muscular

Si, esos cuádriceps que no han levantado ni una sola pesa en años no son los que elegiría para batirme con los mejores corredores del mundo.

Cuando corres tu cuerpo recibe un gran impacto y todo él se transmite a la musculatura y las articulaciones. Los músculos, aparte de dar fuerza y potencia, también sirven para proteger las articulaciones. Unos músculos fortalecidos son un seguro para ti si pretendes comenzar a correr desde cero.

impacto corriendo

Este es el impacto que recibe tu cuerpo en cada zancada.

Los entrenamientos de fuerza no pueden faltar, ya que antes de correr necesitas que tus piernas puedan aguantar el viaje.

2. No utilizas unas zapatillas adecuadas

No todas las zapatillas de marcas relacionadas con el deporte sirven para correr. Antes de salir a correr tienes que elegir unas buenas zapatillas específicas para la carrera a pie. Si intentas correr y te lesionas revisa tus zapatillas.

Además no todas las zapatillas encajan con tu manera de correr. Lo importante es que tengan una buena amortiguación proporcional a tu peso corporal. A más pesado seas más amortiguación extra necesitarás.

3. Mala técnica de carrera

La creencia de que correr es fácil debe desaparecer de tu mente si pretendes hacerlo sin caer lesionado. Cuando corres y te lesionas, una gran parte de dicha lesión se la tienes que agradecer a no saber como impactar con el pie en el suelo.

Lo ideal es pisar justo debajo del cuerpo y con la parte media del pie, nunca de talón. Hacerlo con el talón provocará que la rodilla esté completamente recta en el momento del choque contra el suelo y el impacto se distribuya de manera irregular, afectando a esta en exceso.

Ajustando la pisada y corriendo con una buena técnica de carrera reduce el impacto que recibe tu cuerpo.

4. Entrenas y no descansas

Hasta los corredores de élite descansan un día a la semana, y eso que no tienen que trabajar y tienen a su disposición los fisioterapeutas y médicos deportivos que necesiten. Es normal que al empezar a correr sientas ganas de hacerlo cada día, pero es un mal negocio. Entrenar y no descansar es sinónimo de caer lesionado.

Si siempre que intentas correr te lesionas revisa tu planificación semanal. Si no has corrido nunca lo mejor es que dejes un día de descanso entre sesión y sesión, ya que el proceso de adaptación se tiene que dar y este solo sucede cuando descansas.

¿Necesitas un empujón más para hacer ejercicio? Desde PuntoSeguro queremos ayudarte a tener una vida más saludable. Únete al #RetoPuntoSeguro y benefíciate de todas sus ventajas.  Además de tener controlada tu actividad física diaria podrás obtener un importante descuento en la renovación de tu seguro de vida.

Ahora solo nos queda pedirte el favor de ayudarnos a compartir esta página en tus redes sociales para que podamos llegar a más gente que necesite de nuestra ayuda en estos temas. Solo tienes que hacer click en alguno de los botones sociales. Mil gracias
 
This entry was posted in Vida sana y fitness and tagged , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.