Qué es el reaseguro

reaseguro

Es muy común oír hablar de reaseguros. Puede que te haya surgido la duda de sí eso te influye a la hora de contratar un seguro, o incluso si es lo mismo un seguro que un reaseguro. Pero no tienes de qué preocuparte. Los reaseguros son algo que compete solo a las compañías de seguros. No obstante, te lo vamos a explicar, para que no te quede ninguna duda.

En palabras sencillas, podríamos decir que el reaseguro es un seguro que las compañías hacen para asegurar el riesgo que asumen. Es decir, el reaseguro es un acuerdo por el cual un asegurador transfiere a otro asegurador el riesgo que asume (su totalidad o una parte). El mecanismo de reaseguro es una forma de dar solidez al funcionamiento del sector asegurador, y también un manera de dar tranquilidad a los asegurados, que cuentan de este modo con una garantía adicional. Y es que, al ceder parte del riesgo, las aseguradoras minimizan las posibles pérdidas que podrían hacer que la compañía quebrara.

En otras palabras, con el reaseguro se homogeneizan los valores asegurados y se limitan las responsabilidades asumidas. Esto permite el control de la frecuencia siniestral (probabilidad de ocurrencia), de la intensidad del siniestro (alcance) y de su importe (cuantía). Esto favorece una mayor capacidad y oferta de seguros para asumir riesgos.

Para qué sirven los reaseguros

El reaseguro es un factor que disminuye el riesgo para el reasegurado, evitando que este incurra en grandes pérdidas o incluso en quiebra, como decíamos antes. Pero, además, el reaseguro permite la financiación de las  aseguradoras, ya que la diversificación de riesgos les permite incrementar el volumen de facturación al poder contratar más pólizas de seguro.

Tipos de reaseguros

Existen dos tipos básicos de reaseguro; el reaseguro proporcional y el reaseguro no proporcional.

Reaseguro proporcional

Reasegurado y reasegurador acuerdan qué porcentaje de la prima y de los riesgos del contrato de la póliza va a asumir cada uno de ellos.

El reaseguro proporcional puede ser de varios tipos:

  • Contrato excedente: El reasegurador se compromete a asumir un determinado porcentaje de los siniestros si se supera un importe fijado.
  • Contrato cuota a parte: Se establece el porcentaje de los riesgos que el reasegurado va a tomar; esto definirá la parte de la prima correspondiente.
  • Contrato facultativo obligatorio: El reasegurador está obligado a aceptar los riesgos que decida ceder el reasegurado (esto hace que sea complicado encontrar una compañía reaseguradora que decida aceptar estos riesgos).
  • Reaseguro no proporcional: El reasegurador asume una parte de los costes de los siniestros que supera un valor acordado, por lo que el reasegurador solo responderá ante los siniestros que superen ese valor. Se trata de una garantía en los siniestros que excedan la cantidad de dinero que se hubiera fijado.

Reaseguro no proporcional

El reaseguro no proporcional tiene varias modalidades:

  • Contrato de exceso de siniestralidad: El reasegurador asume el siniestro en el momento en que la siniestralidad acumulada en el año por parte del reasegurado exceda una determinada cantidad o un porcentaje de las primas.
  • Contrato de exceso de pérdida por riesgo: En el momento en que se supere la cantidad fijada, el reasegurador asume un siniestro ocurrido en un riesgo en especial: es decir, el límite de esa cantidad será por riesgo.
  • Contrato de exceso de pérdida por evento: Se da cuando se producen acumulaciones de riesgos y siniestros con la misma compañía.
 
This entry was posted in + Seguros and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He leído y acepto la política de privacidad.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.