Qué le pasa a tu cuerpo cuando te empachas durante las fiestas

¡Estas fechas son terroríficas! Año tras año te repites lo mismo, “este año no me paso con las comidas de navidad” y cada año acabas sucumbiendo a la paletilla de cordero, los turrones y como no, el cava.

Entre comidas familiares, cenas de empresa y de amigos por Navidad o Fin de Año parece que durante 2 semanas no haces otra cosa que comer cual cerdo y claro pasa factura y de las gordas.

Cuando te excedes con las comilonas de las vacaciones, no solo ganas peso, sino que también puedes sobrecargar tu sistema digestivo, además de alterar tus patrones de sueño y desarrollar dolencias nada agradables como el ardor de estómago.

Esta claro, es la temporada de celebraciones. Nos reunimos con amigos y familiares, todo el día picoteando sabrosos aperitivos, disfrutamos de más de una copita de vino con la cena y preparamos comidas de varios platos que incluyen los turrones favoritos de la abuela cargados de azúcar. Según las estadísticas subimos de media uno o dos kilos de peso durante las Navidades. Pero lo peor no son los kilos sino el daño a tu metabolismo que producen estos excesos.

¿Qué le sucede a tu cuerpo?

Uno de los trabajos más importantes de tu estómago es segregar ácido clorhídrico iniciando el proceso digestivo y matando las bacterias a medida que los alimentos se desplazan a través de tu sistema digestivo.

Cuanto más comes, más ácido produces. Y parte del sobrante sube por el esófago, lo que resulta en la desagradable acidez estomacal.

Estas comidas desmesuradas ralentizan tu digestión y los alimentos necesitan de más tiempo para procesarse. La consecuencia es esa sensación gaseosa e hinchada que a menudo sientes y padeces después de una gran comida.

¡A medida que tu cuerpo llama “todos los efectivos disponibles” para digerir la carga de alimentos que acabas de consumir, envía más sangre a tu tracto gastrointestinal.

El resultado es que dispones de menos sangre para transportar oxígeno y los nutrientes a otras partes de tu cuerpo, dejándolo perezoso y aturdido.

Para terminar de arreglarlo,  aumenta el nivel de azúcar en sangre, especialmente si consumes una gran cantidad de carbohidratos o azúcar. Cuando el nivel de azúcar en sangre aumenta por encima de los niveles normales, liberás cantidades excesivas de la hormona insulina y se produce un pico de energía en tu cuerpo.

En ese momento el cuerpo percibe que no necesitas toda esa energía como combustible y comienza a almacenar más grasa. Si añades el alcohol a este exceso de calorías, el desastre es completo.

Al levantarte la mañana siguiente te mueres de hambre porque tu páncreas ha estado trabajando horas extras para procesar toda esa comida y bebida. También puedes sufrir de dolor de cabeza, dificultad para concentrarse, confusión mental o fatiga.

¿Qué puedes hacer para evitar el consabido empacho y sus efectos?

La mejor estrategia es decir “no”.

No es fácil, lo se. Otra opción es estar más presente mientras comes para disfrutar y saborear cada alimento. Porciones pequeñas, disfrutando y dando tiempo a sertirte lleno. Es fundamental fijarte en lo que pones en tu plato. Ten en cuenta la gran cantidad de calorías del alcohol en el cómputo total de tu festín. Siéntate a comer, intentando no picar mientras preparas la comida.

Si ya te pasaste y sufres los efectos, tienes el recurso del ejercicio físico. Durante las Navidades, intenta mantener tu rutina normal de deporte tanto como sea posible.

Cuídate durante las fiestas haciendo ejercicio y evita los excesos aprovecha el #RetoPuntoSeguro y benefíciate de todas sus ventajas.  Además de tener controlada tu actividad física diaria podrás obtener un importante descuento en la renovación de tu seguro de vida.

 
This entry was posted in Vida sana y fitness. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He leído y acepto la política de privacidad.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.