Qué tener en cuenta para perder peso

Perder los kilos que te sobran es un objetivo fantástico, pero sobre todo es importante ser realista y consciente de que nos vas a quitarte 2 o 3 kilos por semana. Olvídate.

Lo normal es que te costase algo tiempo ganar esos kilos que ahora quieres quitarte así que no es muy objetivo esperar suprimirlos de la noche a la mañana.

Lo sensato es hacer un cambio en tu estilo de vida ya que perder peso de forma duradera, requiere tiempo y esfuerzo, por lo que establecer objetivos pequeños y realistas es el camino.

Por otra parte cada persona es un mundo y no hay dos personas que pierdan peso al mismo ritmo. Es por eso que es importante conocer los motivos que pueden determinar la velocidad a la que pierdes peso.  

1 Cuánto reduces tu ingesta calórica

Reducir drásticamente las calorías no es necesariamente un atajo. Existe la noción errónea de que si restringimos las calorías, podemos perder más peso rápidamente. Sin embargo, lo mejor es concentrarse en reducir las calorías de los azúcares simples y refinados para perder grasa.

Restringir las calorías de forma progresiva es más efectivo a largo plazo. Cuando el proceso es más lento la adaptación a los cambios que están teniendo lugar en tu cuerpo es más rápida, y es más probable que adoptes estos hábitos de forma permanente.

2 Cuántos kilos tienes que perder

Existe una gran diferencia entre intentar perder 5 kilos frente a 50 kilos. Casi siempre, al empezar un régimen pierdes más peso. Sobre todo si tienes mucho peso para perder los primeros kilos pueden desaparecer rápido. A medida que avanzas y te mantienes a tu plan por un período de tiempo más largo, los cambios del día a día no son tan dramáticos.

3 Qué cantidad de ejercicio es realista para ti

La teoría dice que necesitas quemar más calorías de las que consumes para perder peso. Lo que implica que el ejercicio y la pérdida de peso van unidos. Entonces, si comes menos pero no pisas el gimnasio, es bastante normal que no veas resultados porque tu cuerpo pensará que tienes problemas y se pondrá en modo supervivencia, guardando calorías y almacenándolas como grasa. Igualmente si haces ejercicio regularmente pero no vigilas y controlas tu dieta, te pondrás fuerte y  en forma, pero tu peso no necesariamente disminuirá.

4  Si retienes agua

Según como sea tu dieta y los alimentos que consumas puede afectar a la cantidad de agua que tu cuerpo retiene. Por ejemplo la sal y los carbohidratos en exceso en tu dieta tienden a provocar una retención de líquidos en el cuerpo. Y por eso cuando se suprimen ese tipo de alimentos de tu dieta, se puede observar un rápido descenso de peso, por lo que si se retienen fluidos, eso podría afectar el número que aparece en el peso.

5 Tus rutinas de sueño

Si eres de los que se ciñen a la dieta y hacen ejercicio pero los resultados son malos, es probable que tu dinámica del sueño sea la responsable. Las personas que no duermen lo suficiente tienen niveles más altos de hormonas del estrés que provocan la inflamación general del cuerpo.

Según los estudios, las personas que duermen solo cinco horas y media por noche mantienen más tiempo su grasa corporal frente a las personas que duermen 8,5 horas. Y no podemos olvidar que la falta de sueño afecta a tu toma de decisiones saludables en cuanto a la alimentación.

Sincroniza todos los factores que determinan tu pérdida de peso y sobre todo ponte en marcha ya.

Ahora también puedes aprovechar el #RetoPuntoSeguro y benefíciate de todas sus ventajas.  Además de tener controlada tu actividad física diaria podrás obtener un importante descuento en la renovación de tu seguro de vida.

Si te ha gustado el artículo queremos pedirte un pequeño favor:

Calcula seguros de vida

This entry was posted in Vida sana y fitness. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.