Saltar a la comba; un efectivo quema grasas

Mi hija de 10 años llegó ayer del colegio diciendo “mamá tengo que conseguir saltar a la comba 50 veces seguidas para mi clase de gimnasia”. Mi primera reacción fue de sorpresa. Es verdad que he saltado a la comba de niña miles de veces, en el patio del colegio, pero nunca me lo planteé como ejercicio físico.

No pude evitar investigar saltar a la comba como ejercicio físico y me sorprendió aún más lo que descubrí. Este ejercicio es un potente quemador de calorías. Ayuda a mejorar destrezas como la velocidad, coordinación, equilibrio y agilidad. Puedes acomodar este entrenamiento al principio de tu sesión de calentamiento y mantener así tu ritmo cardíaco alto.

El calentamiento con la comba se empieza lentamente con 2 a 3 minutos para ir aumentando el tiempo y la intensidad. Saltar a la comba facilita reducir unos kilos gracias al gasto de calorías que supone esta actividad física. Sin embargo, no hay que olvidar tomar alimentos ricos en nutrientes como frutas, granos, verduras, proteínas y productos lácteos de forma que los músculos que se ejercitan al saltar a la comba obtengan la cantidad de energía necesaria.

Entre las múltiples opciones de actividad física disponible, saltar a la comba es una de las más rentables. Una cuerda de saltar cuesta poco así que mejor comparla de calidad. Normalmente están hechas de hilo de nilón o algodón, PVC, plástico o cuero. La cuerda de saltar con peso es la más interesante para hacer ejercicio ya que el peso de los mangos de la cuerda facilita un entrenamiento adicional para la parte superior del cuerpo.

Lo mejor es que puedes hacer ejercicio en cualquier lugar, en la playa, la cima de una montaña e incluso en tu dormitorio. Cualquier espacio es adecuado para saltar a la comba.

Requisitos básicos: Para los novatos, se recomienda una cuerda tradicional porque mantiene su forma y es más fácil de controlar más ligera que la de vinilo. Pasos:

  • Ajusta la cuerda sosteniendo los mangos y pisando la cuerda.
  • Acorta la cuerda para que los mangos lleguen a tus axilas.
  • Usa calzado deportivo adecuado.

Es importante fijarte en tu entorno antes de empezar a dar saltos, necesitas espacio libre por encima tuyo y no es buena idea saltar en superficies móviles como alfombras, o muy duras como el asfalto. El suelo de madera o las alfombras diseñadas específicamente para este ejercicio son lo más adecuado como superficie de entrenamiento. Evitarás así accidentes y lesiones.

Cómo saltar

Si no has saltado la cuerda desde el colegio, te vas a llevar una sorpresa. Este tipo de entrenamiento exige y requiere de coordinación que quizás hayas perdido hace unos cuantos años. Inicialmente se deben practicar los movimientos de pie y brazo por separado para con el tiempo coordinarlos.

Sujeta ambos mangos de la cuerda con una mano y balancea la cuerda para desarrollar una sensación del ritmo. Luego, sin usar la cuerda, practica saltar con cierto ritmo. Finalmente, junta los dos ejercicios. Probablemente el resultado inicial sea un desastre pero con esfuerzo y paciencia seguro mejorarás.

Lo recomendado es entrenar 3 o 4 veces por semana 5 a 10 series de 1 minuto con un descanso de 30 segundos intercalado.

Si te animas con la comba puedes aprovechar y apuntarte al #RetoPuntoSeguro y benefíciate de todas sus ventajas.  Además de tener controlada tu actividad física diaria podrás obtener un importante descuento en la renovación de tu seguro de vida.

 
This entry was posted in Vida sana y fitness and tagged . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad.