Sobre seguridad y el uso del cinturón en el transporte escolar

El transporte escolar está en el punto de mira de la DGT desde hace ya varios años. De hecho, anualmente la DGT realiza campañas para revisar si todo va como debe ir. Y es que, según la DGT, 230.000 alumnos utilizan a diario el transporte escolar para ir y volver del colegio. Pero ¿viajan los menores de forma segura en el transporte escolar?

Según el director general de Tráfico, Gregorio Serrano, el transporte escolar “es un medio de transporte seguro, tal y como muestran las cifras de siniestralidad vial, ya que el año pasado no se produjo ninguna víctima mortal entre los usuarios de este tipo de vehículos, pero que debido a la vulnerabilidad de sus pasajeros y a las vías por las que se suele circular, en su mayoría carreteras convencionales, necesita de una especial vigilancia para mantener estos niveles de seguridad”. De hecho, seguro datos de la DGT, en 2015, 27 autobuses escolares se vieron implicados en accidentes en los que resultaron heridos 9 ocupantes.

Cinturón de seguridad en los autobuses

Como es algo necesario y muchas veces gratuito los padres solemos obviar el tema de la seguridad pensando que eso es algo de lo que no tenemos que preocuparnos. Pero, personalmente, se me revuelve el estómago cada vez que mis hijos se van de excursión y veo que no hay cinturones de seguridad y, si los hay, no los pueden usar porque les quedan muy altos. Luego me acuerdo de la multa me que caería si en el coche no llevara el sistema de retención infantil y entonces es cuando me sale humo por las orejas.

Resulta que desde octubre de 2007 todos los autobuses nuevos han de llevar instalados cinturones de seguridad, tal y como dicta una Directiva Comunitaria. Un menor sin ningún tipo de retención, multiplica por 5 las posibilidades de sufrir lesiones mortales. 9 de cada 10 lesiones infantiles, graves o mortales, podrían haberse evitado utilizando este tipo de dispositivo. Pero, ¿qué pasa con los que son más antiguos? Que solo es obligatorio el uso de cinturón si los tiene. La buena noticia es que la antigüedad máxima permitida para que un autobús preste servicios como transporte escolar es de 10 años, 16 años si antes realizaba la misma actividad, por lo que ya va quedando menos para que todos los autobuses que transportan niños tengan cinturón.

Pero, ¿son seguros los cinturones de los autobuses, cuando los tienen? ¿Sirven para colocar elevadores y otros sistemas de retención infantil? Resulta que la mayoría de los autobuses usan cinturones de dos puntos de anclaje, como los de los aviones, y no de tres puntos, como los que usamos en el coche. Esto implica la imposibilidad de usar sistemas de retención infantil, a no ser que el cinturón tenga tres punto de anclaje.

A mí, personalmente, las cifras de siniestralidad me dan lo mismo, por muy bajas que sean. ¿Es que mientras haya pocos siniestros y no haya víctimas mortales no nos tenemos que preocupar? ¿Hay que esperar a que haya un accidente grave con decenas de víctimas infantiles en un transporte escolar? Trayectos cortos, rutas seguras, niños vigilados y un conductor profesional con experiencia no son garantía de que no vaya a pasar nada.

Qué hay exigir para un transporte escolar seguro

En esto del transporte escolar, como en otras muchas cosas, hay bastante confusión e incluso desinformación. La DGT, en 2014, recordaba ocho puntos que hay que exigir a los autobuses de transporte escolar, según el Real Decreto 443/2001, de 27 de abril establece las condiciones de seguridad en el transporte escolar y de menores, donde se tratan aspectos como antigüedad de los vehículos, características técnicas, inspección… Son los siguientes:

  • Los vehículos no rebasarán los 16 años de antigüedad.
  • Irán señalizados con el indicativo de transporte escolar en la parte anterior y posterior del vehículo.
  • En la documentación deberá figurar que ha superado una inspección técnica anual si tiene menos de 5 años, y semestral si supera esa antigüedad; que dispone de un seguro obligatorio y otro complementario que cubra la responsabilidad civil por daños y perjuicios; y contar con una autorización especial para el transporte escolar.
  • El autobús debe disponer de plazas para personas con discapacidad.
  • El piso del vehículo no puede ser deslizante y los bordes de la escalera deben ser de colores vivos.
  • Las puertas deben disponer de barras para facilitar las operaciones de subida y bajada.
  • Los asientos ubicados frente a huecos de escalera, o aquellos que no estén protegidos por el respaldo de otro, deben contar con un elemento fijo de protección. Si estos asientos van ocupados por niños de 5 a 11 años, los cinturones tendrán tres puntos de anclaje y dispondrán de cojines elevadores.
  • La duración máxima del tiempo de viaje en cada sentido no debe exceder de 1 hora.

Pero algunos de estos punto, como el de los cinturones, están ahora derogados, según el texto consolidado de la citada Ley.

En cualquier caso, nos quedaremos con el dato de que desplazarse en autobús es 21 veces más seguro que hacerlo en coche, atendiendo al número de heridos, y 24 veces más seguro si tenemos en cuenta el número de víctimas mortales.

 
This entry was posted in + Seguros. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad.