Soluciones a las excusas para no hacer ejercicio físico

Soluciones a las excusas para no hacer ejercicio físico

La información está por todas partes, a disposición de todos. Existen infinidad de blogs, páginas web, revistas, programas de televisión etc sobre la importancia de ponerse y sobre todo mantenerse en forma.

Todos somos conscientes que hacer ejercicio beneficia a nuestra salud. Está en lo más alto de nuestra lista de buenos propósitos junto con pasar más tiempo en familia y comer de manera saludable. A pesar de toda la información, la obesidad y las enfermedades derivadas siguen siendo un problema creciente para muchos.

Personalmente, intento comer de forma saludable y hacer ejercicio de forma regular pero de vez en cuando sucumbo a la debilidad y vuelvo a las malas costumbres. Y es que parece que  siempre hay algo que nos impide hacer ejercicio y que nunca vamos a ser capaces de lograr nuestros objetivos.

Generalmente es una cuestión de prioridades, en principio deberíamos dedicar nuestro tiempo a lo que es prioritario para nosotros. Lógicamente el ejercicio físico está entre nuestras prioridades.

Lo que sucede es que a veces nos perdemos e invertimos horas en actividades que nada tienen que ver con nuestras prioridades como son las redes sociales o la televisión. Son actividades que nos evaden de nuestros problemas y nos proporcionan una satisfacción inmediata aunque nos desvían de nuestros objetivos.

¿Qué nos impide hacer ejercicio?  

Riesgo

Riesgo poco, el ejercicio físico es seguro para la mayoría de las personas y esto incluye personas de edad avanzada e incluso enfermos crónicos. A menudo, lo mejor es empezar suavemente e incrementar la intensidad de ejercicio físico de forma paulatina.

En caso de dudas lo mejor es consultar con su médico y determinar qué tipo de ejercicio es el adecuado, si existen actividades físicas que tienes que evitar y qué precauciones tomar al entrenar.

Sin tiempo

Esta es la reina de las excusas. Aquí tienes algunas ideas para liberar tiempo y poder entrenar:

  • Levantarse 30 minutos antes para hacer ejercicio. 30 minutos no es tanto tiempo y ese tiempo no va a ninguna parte pero puede significar mucho para tu salud.
  • Aprovechar el descanso laboral de la comida para hacer ejercicio cerca, o en tu misma oficina si tienes la fortuna de contar con un gimnasio.
  • Ver la televisión mientras corres en la cinta o la bicicleta estática.

Aburrido

Algunos afortunados disfrutan del gimnasio, mientras la mayoría, entre los que me incluyo, se aburren miserablemente. Hay que buscar alternativas al aburrimiento, se puede entrenar con música o escuchando un audiolibro para entretenerte mientras sudas la camiseta.

Busca una actividad física que te divierta, si te gusta bailar puede ser una clase de zumba, si eres de espíritu competitivo igual prefieres un partido de baloncesto con amigos.

Demasiado caro

Los gimnasios no son baratos, sobre todo si pagas la cuota anual y luego vas 3 veces. Más de 2/3 de los miembros de un gimnasio no lo utilizan. Existen otras posibilidades como salir a correr o utilizar un gimnasio online, mucho más asequibles.

Para algunos, encontrar el equilibrio es todo un desafío, tal vez debido al estrés, falta de apoyo familiar, tentaciones, o tener que cuidar de los demás antes de cuidarte  a ti mismo. Y, a veces, simplemente estás demasiado cansado para salir a hacer ejercicio.

Ponte en marcha y supera lo que te impide hacer ejercicio. Desde PuntoSeguro queremos ayudarte a tener una vida más saludable. Únete al #RetoPuntoSeguro y benefíciate de todas sus ventajas.  Además de tener controlada tu actividad física diaria podrás obtener un importante descuento en la renovación de tu seguro de vida.

Si te ha gustado el artículo queremos pedirte un pequeño favor:

Calcula seguros de vida

This entry was posted in Seguros de vida. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.