¿Son todas las grasas malas?

grasas beneficios

Aunque de las grasas dicen huir la gran mayoría de personas, esta respuesta es incongruente con lo que realmente ocurre y sobre cuales son las necesidades del cuerpo. El consumo de grasas diario recomendado se sitúa entorno a un 20-25% de las calorías consumidas, por tanto una cuarta parte de la dieta proviene de las grasas.

Lo que las personas quieren referirse con “huir de las grasas” es evitar los productos que contienen grasas poco saludables, como son las saturadas o las trans. Pero englobar todos los tipos de grasas con la etiqueta de perjudicial no tiene ningún sentido y es un grave error, ya que el cuerpo necesita las grasas para funcionar.

La grasa tiene diferentes funciones importantes para el correcto funcionamiento de organismo:

  • Es una gran fuente de energía al poseer 9 calorías por cada gramo de grasa.
  • Está detrás del desarrollo de determinadas hormonas.
  • Es una parte esencial de las células de tu cuerpo.
  • Protege a los órganos.
  • El cuerpo acumula grasa de manera preventiva, para poder sobrevivir en períodos de escasez.

Yo soy un firme defensor de las grasas, siempre y cuando se consuman las adecuadas y en cantidades moderadas.

Diferentes tipos de grasas: grasas saturadas, grasas insaturadas y grasas trans

Los alimentos que consumes pueden contener grasas saturadas, grasas insaturadas, grasas trans o alguna pareja de ellas.

Cuando se habla de grasas perjudiciales son dos las nombradas: las grasas saturadas y las grasas trans.

La grasas saturadas son las que llevan la fama de ser malas, y por desgracia su consumo excesivo lo demuestra. Las grasas saturadas se encuentran en estado sólido a temperatura ambiente y los alimentos que la contienen son los lácteos y sus derivados, así como diferentes aceites como el de palma y el de coco.

Su consumo excesivo aumenta el colesterol, el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y obesidad. Siempre que sea posible tendrías que evitarlas ya que son estas las que se acumulan en tu organismo.

Las grasas trans también son perjudiciales, con la pequeña diferencia de que lo son aún más por haber sido sometidas a un proceso previo de hidrogenación. La hidrogenación es un procedimiento mediante el cuál se transforman grasas insaturadas en grasas trans a través de aplicar hidrógeno. Con esto se consigue una mayor conservación y se aumenta el sabor

Realmente es un proceso químico que añade tóxicos a las grasas y por ello es indispensable evitar esta grasa. Los productos más conocidos con este tipo de grasa son la bollería industrial, un alimento que tu cuerpo no necesita consumir.

Después de hablar de las 2 grasas “malas” toca hablar de la que sustenta la teoría de que el consumo de grasas es beneficioso: las grasas insaturadas.

Las grasas insaturadas aportan grandes beneficios a tu organismo como puede ser la reducción del colesterol y la protección contra enfermedades cardíacas.

Dentro de las grasas insaturadas se encuentran dos tipos de estas: las grasas monoinsaturadas y las grasas polinsaturadas. Una de las diferencias principales entre estas 2 grasas es su estructura, pero ambas aportan grandes beneficios.

Los alimentos donde se encuentran las grasas insaturadas son los frutos secos, el aguacate, el aceite de oliva o los pescados azules.

¿Necesitas un empujón más para hacer ejercicio? Desde PuntoSeguro queremos ayudarte a tener una vida más saludable. Únete al #RetoPuntoSeguro y benefíciate de todas sus ventajas.  Además de tener controlada tu actividad física diaria podrás obtener un importante descuento en la renovación de tu seguro de vida.

 
This entry was posted in Vida sana y fitness and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He leído y acepto la política de privacidad.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.