Yoga; la mejor terapia anti-envejecimiento

¿Pareces mucho más joven? o ¿No me creo que tengas X años? Son preguntas que confirman que no es la edad lo que marca nuestro envejecimiento. En realidad, cómo tratamos nuestros cuerpo a lo largo del tiempo determina el nivel de degeneración del mismo.

Una vida sedentaria, una dieta llena de alimentos procesados no nutritivos o una mala postura continuada mientras trabajas provoca dolores y achaques comúnmente atribuidos a envejecer.

El cuerpo humano requiere cuidados y mantenimiento continuo, quizás aún más que cualquier máquina. Una de nuestras características únicas como seres humanos es la capacidad de renovarse o regenerarse a nivel celular.  ¡Aprovechemos!

El yoga es una herramienta muy potente para mantener la salud del cuerpo humano. Muchos se han iniciado en su práctica después de los 50. Frecuentemente, los que empiezan a practicar yoga descubren que se sienten incluso mejor que cuando eran más jóvenes. Uno de los beneficios del yoga es la capacidad del cuerpo para recuperar la flexibilidad y la salud que había perdido. Para iniciarse solo hace falta algo de paciencia y determinación.

Está comprobado que el yoga es un ejercicio perfecto para prevenir la tan temida osteoporosis. Los que sufren artritis y problemas de huesos ven aliviado el dolor intenso que sienten en pies o manos con el uso de las posturas de Yoga.

A menudo las personas mayores se sienten deprimidas debido a la falta de energía y flexibilidad que juega un papel importante condicionando cada instante de su vida diaria. Gracias a la práctica continuada de yoga recuperan gran parte de su flexibilidad, liberan de dolor sus articulaciones sintiéndose de nuevo llenos de energía.

Es realmente complicado seguir motivado para hacer ejercicio si has realizado muy poca actividad física de forma regular en los últimos tiempos. Esto hace que tus músculos pierdan fuerza y ​​tono y tus articulaciones se vuelvan poco flexibles.

Esta inactividad continuada puede llevarte al error de creer que tu cuerpo y tus articulaciones son más frágiles de lo que realmente son, sin embargo una vez empieces a hacer yoga, comprobarás los beneficios de una renovada flexibilidad de tu cuerpo.

No hay excusas para no intentarlo, ya que hay muchos tipos de yoga y las distintas posiciones se adaptan cómodamente a tu condición física de partida, sea cual sea.

Pasados los 50 es necesario retarte a ti mismo para no quedarte con las posturas iniciales que son relativamente fáciles, sino seguir adelante con el objetivo en mente de alcanzar tu mayor potencial. De todas formas, es importante escuchar también al cuerpo cuando te dice que necesita disminuir la potencia o velocidad.

Si quieres mejorar tus articulaciones y mantenerlas en forma retrasando el envejecimiento el yoga te puede ayudar considerablemente. Además mejorarás tu equilibrio y te ayudará a mantener la mente activa, más positiva, especialmente al sentirte más joven y ágil que antes de comenzar un programa de Yoga.

Incluso las personas de edad más avanzada, 70 y 80 años pueden fortalecer sus cuerpos y obtener una mejora considerable en su salud general y felicidad al comenzar a practicar yoga en los últimos años de sus vidas.

Sigue haciendo deporte, apúntate a yoga y consigue descuentos interesantes en tu póliza de seguro de vida gracias al RetoPuntoSeguro. Únicamente tienes que conectar la pulsera de actividad que te regalan con cada póliza para poder medir tu ejercicio. Consigue el reto mensual y te devolverán hasta un 24% del importe de tu seguro a la renovación, o donarán dicha cantidad a una ONG.

 
This entry was posted in Vida sana y fitness and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He leído y acepto la política de privacidad.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.